Cargando
Browsing Tag :

trucos

  • Familia / Niños

    12 formas de usar el temporizador con niños

    Hay un utensilio de cocina (o en la época que estamos, del móvil) al cual nunca habría imaginado que le sacaría tanto partido como lo es el temporizador.

    Es un multitalento muy menospreciado! creeme!

    Uno realmente piensa que solo es para hacer deporte o para cocinar, PERO NO!… no te equivoques! Es un salvador de situaciones en toda regla! En esta ocasión voy a darte consejos en cómo utilizarlo con tus niños.

    ¿Qué temporizador utilizar?

    Childrens Countdown Timer – Visual Timer For Kids

    A los menudos de la casa, sobretodo los que todavía son pequeños, les falta la relación temporal. No saben qué es un minuto ni una hora. Utilizar algo visual para hacerles entender el concepto temporal te ahorrará a tí la pregunta de “¿cuánto queda?” además de ayudarles a ver y realizar como transcurre.

    En casa utilizamos una aplicación de temporizador visual, en la que el niño ve en colores cuanto le queda y se va destapando una imagen. Al final del tiempo se escucha el sonido del objeto en cuestión. Puedes descargar la app aquí.

    12 formas de utilizar el temporizador con niños

    Y por fín vamos  a lo interesante. Aquí tienes situaciones diarias en las que puedes utilizar esa nueva herramienta para ayudarte.

    1.Tiempo de “juego a solas”

    Este truco es útil sobretodo si tienes un solo hij@. Jugar o entretenerse solos es algo que deberían aprender todos los niños, pero puede ser difícil resistirse a las constantes peticiones y/o rabietas. Hazlo visual y limitado usando un temporizador. Empieza por periodos de tiempo más cortos y alarga el tiempo a medida que el niñ@ se vaya acostumbrando.

    2.Tiempo de cumplir con sus tareas.

    Por ejemplo nosotros lo utilizamos esas mañanas que todo va demasiado lento. Cuando vamos detrás de los niños para que se visten y arreglan para el colegio, fijamos el temporizador en 10 minutos y lo dejamos a su vista para que vean el tiempo que les queda. No suele haber problemas, pero cuando no cumplen van vestidos tal cual están a ver a su abuela (donde van cada día antes del colegio) y se acabarán de vestir ahí. Les molesta mucho no estar listos y con eso acaba la batalla matutina.

    3. Tiempo de pantallas.

    Enciende el televisor o entrega la tablet y fija el temporizador. Es una forma de pre negociar el uso y así evitar conflictos después. El fín de pantalla no lo das tu, lo da un temporizador.

    4. Cuenta atrás para algo emocionante.

    Cuando les cuentas a los niños que hoy irán al parque o que iréis a dar un paseo, puede que estén cada 5 minutos preguntando si “¿Vamos ya?”. En mi caso eso me pone muy nerviosa y acabo de mal humor. Si realmente no queda demasiado (me refiero a que no quedan 7 horas), por qué no poner el temporizador? En vez de preguntarte a tí cuánto queda se lo responderán ellos mismos con una mirada.

    5. Recoger de juguetes.

    Sobretodo si tienes niños pequeños, puedes tener la casa impecable que a los 5 minutos de despertarse o aparecer estará hecha un asco de nuevo. Encontrarás juguetes en todos lados (ultimamente en casa incluso en la nevera, estoy investigando quién es). Pero porqué tienes que recogerlo siempre tú? Aquí el temporizador te será una gran ayuda. Fíjalo en un tiempo realista para recoger, déjalo a la vista y que ellos hagan el trabajo.

    Cómo tratar este truco dependerá de tu forma de educar.

    • Si consideras que recoger forma parte de jugar y que es su obligación, tendrán que recogerlo todo dentro del tiempo dado y lo que no esté recogido quedará confiscado por un tiempo. La próxima vez no sacaran tantos juguetes a la hora de jugar o los irán guardando a medida que vayan jugando… si tienes suerte :-). Esta es la que más suelo utilizar en casa.
    • Si simplemente quieres que aporten algo puedes prometerles una recompensa si consiguen recogerlo todo BIEN en ese tiempo (los fines de semana les solemos premiar con TV). Esto les dará un incentivo para hacer el máximo posible.
    • O puedes hacer de ello una tarea de rutina familiar en la que toda la familia recoge de forma conjunta todo lo que puede en ese tiempo. Sin premios ni consecuencias, simplemente para sentir que habéis logrado algo juntos.

    6. Compartir.

    Este truco tengo que admitir que no lo he utilizado nunca, pero me parece lógico si tus hijos entran constantemente en conflicto para los juguetes. Mi forma de solucionarlo habitualmente es quitarles ese juguete para que la próxima vez aprendan a compartirlo sin peleas, pero si eso no funciona en tu caso, el temporizador puede ser una solución. ¿Por qué no? Limita el tiempo de uso de cada uno a X minutos y cada vez que suene el temporizador hay cambio.

    7. Juego con mamá o papá.

    No nos engañemos, los padres de hoy siempre estamos ocupados y tenemos cosas que hacer. Si no puedes integrar a tus hijos en esas tareas pero sí responder cuando te piden que juegues con ellos, vuelve a ser momento temporizador. Dales a ellos y a tí ese tiempo compartido pero con un límite para que las dos partes podáis aceptarlo. Ellos tendrán su tiempo de juego y tu después del tiempo de juego podrás volver a tus tareas! Parece un buen trato, ¿No?

    8.Tiempo de pensar.

    Si usas la silla o el rincón de pensar de la super Nany, seguramente con esto ya estarás familiarizada. Limita el tiempo de pensar para que tu hijo vea cuando puede levantarse. Esta versión a veces puede ser contraproductiva, ya que envez de pensar estará más pendiente de ver cómo pasa el tiempo, pero eso ya depende de tí.

    9. Tiempo de calma/alboroto.

    A veces los niños necesitan descargar energías, o por el contrario les sobran tanto que buscar una forma de calmarles. Marca un tiempo para dejarles saltar, corretear, chillar en casa. Una vez finalizado el tiempo hay que volver a la normalidad. O marcarles un tiempo en el que deberán hacer algo tranquilo como leer un libro o hacer un puzzle. De ese modo cuando suene la cuenta atrás, el niño seguramente ya no tendrá ganas de hacer nada nervioso.

    10. Retos.

    Un temporizador no deja de ser una herramienta para deportistas, no? Por Qué no utilizarla de ese modo? Reta a tus hijos a completar ciertos juegos en un tiempo limitado; un puzzle, rompecabezas, imitar una construcción… no tiene limites. Además tiene 2 ventajas, estas jugando con el niño a la vez que te das “momentos” enmedio para seguir a lo tuyo 😉

    11. Tiempo para acabar.

    Cuántas veces hay que llamar a los niños a comer cuando están concentrados en un juego, construcción o manualidad? Siempre quieren acabarlo. Para acabar con esa batalla sirve de mucho avisarles con 15 minutos de antelación, pero para un niño pequeño es sólo una palabra. Ponle el temporizador y dile que tendrá que tener acabado, recogido o estar listo para cuando suene. Este truco reduce los enojos.

    12. Tiempo guay!

    Este último es similar al anterior… pero con el tiempo total. Si a tus hijos les encanta la bañera o jugar en el jardín, dales su tiempo para disfrutarlo de forma visual. No quieres que tu hijo se quede demasiado tiempo en la bañera porque se enfría el agua, pero cuando se lo está pasando bien no quiere salir. Se entienden los dos lados. PERO si desde un principio ya le das un tiempo completo con el que disfrutar, al sonar la alarma no se molestará tanto en salir.

    ¿Que te parece?

    Quizás algunos expertos discreparán con esto de usar tanto temporizador en la vida de los niños, pero en mi opinión como madre (no soy profesional) puede ayudar en muchas ocasiones. De hecho, reaccionar a una alarma también se hace en el colegio, ¿no? Acaba una clase y empieza otra, salen y entran del patio… Porqué no aprovecharlo también en casa?

    Por ahora no tengo más ideas infantiles de temporizador para tí, pero quizás a tí se te ocurra alguna más. Si es así, ya me contarás ;-)!

     

    Saludos!

     

  • Alimentación / Consejos y trucos / Finanzas

    12 trucos para ahorrar en tu próxima compra

    Hay muchos apartados de la economía casera en los que no podemos influir demasiado de forma inmediata, pero hay otros en los que podemos conseguir ahorrar una buena cantidad de dinero con muy poco esfuerzo. Uno de ellos es la compra de alimentos y utensilios cotidianos.

    Los supermercados estan diseñados de tal forma que estamos constantemente sometidos a la tentación de comprar, aunque muchas veces ni lo necesitamos. Y luego viene la sorpresa en caja! Sólo se quiere comprar 4 cosas y al final se acaba con 30 euros menos en la cartera. ¿Te suena?

    Para que no te ocurra mas, dejo aquí unos consejos con el fín de que tu también seas dueñ@ de tu carro, compra y cartera y te contengas a sucumbir a las tentaciones que todo supermercado nos propone.

    A los carros, ¿Listos? ¡Ya!

    12 hábitos que reducirán tus compras

    1. Proponte ir solo 1 vez por semana al supermercado; reducirá las compras impulsivas e innecesarias además de ahorrarte tiempo y gastos.
    2. Organiza tu menú semanal antes de ir a comprar. Así podrás hacerte una lista de la compra con todo lo que necesitas, sin dejarte nada y no tener que volver a por algo mas. Ademas si haces tu menú en función de las ofertas de la semana podrás aprovechar buenos precios.
    3. Compra solo lo que tienes en esa lista. No te dejes seducir por compras impulsivas ni por ofertas que en realidad ni te interesan.
    4. Intenta ir sol@. Yo habitualmente voy a comprar los lunes despues de dejar a los niños en el cole. ¿Quizás puedas dejar a los niños con tu pareja o los abuelos? De este modo tendras mas tranquilidad y no compraras por impulso. Quieras o no, hay que estar pendiente de ellos, a parte de todas las tentaciones a las que también estan expuestos ellos y que les acabamos comprando porque nos gusta darles algún capricho. Si no van a comprar, el capricho no lo echaran de menos 😉
    5. No vayas a comprar con hambre. Esta comprobado, los días que no desayuno compro para 2 familias como la nuestra.
    6. No compres platos preparados ni bebidas azucaradas. Cuanto menos manipulado esté lo que compras, mejor para tu salud y para tu bolsillo. Hay recetas muy fáciles y de poco tiempo que puedes hacer aunque tengas el tiempo limitado y ninguna bebida es tan económica como el agua. Aquí puedes encontrar un documental sobre el tema.

      Las bebidas azucaradas no solo son malas para tu salud, también lo son para tu bolsillo
    7. Solo compra una oferta si realmente utilizas el producto. No te dejes guiar por la tentación de un buen precio. Si lo compras y no sueles utilizarlo, será dinero derrochado. Eso sí, si la oferta te es realmente útil, no dejes que se escape.
    8. Mayor cantidad no significa menor precio. No bajes la guarda ante los botes de mayor tamaño. En muchas ocasiones los precios por Kg (suelen estar escritos debajo de lamarca del precio) no son mas baratos, y nos quedamos con más a mayor precio.  Si empiezas a fijarte te llevarás mas de una sorpresa.
    9. Aprovecha ofertas de ultima hora. A veces por fecha de caducidad próxima puedes encontrar precios bastante reducidos, y no por ello estará peor la comida. Piensa que la fecha de caducidad no es un límite definitivo; no va a ponerse malo ese día a las 12 de la noche. Tienen un margen de error; las propias empresas no quieren riesgos de vender algo en mal estado. Si tienes pensado prepararlo el mismo dia o al siguiente, que no te dé miedo.
    10. Compra marca blanca. Todos tenemos algo que nos gusta porque es de una marca en concreto, lo entiendo. Pero si realmente quieres ahorrar en tu compra, pásate a la marca blanca de tu supermercado. Habitualmente son productos de la misma calidad que los demás solo que el precio es bastante menor. Y cuando encuentres la marca blanca que te guste, no echaras de menos para nada la marca que utilizabas habitualmente. Si mi memoria no me falla el único objeto que entra en casa que es de marca es el Ketchup, y solo en emergencias cuando no me ha dado tiempo a prepararlo yo misma.
    11. Compra de temporada. Si compras fuera de temporada estas pagando el doble o triple de su valor. Si compras la fruta y verdura de temporada conseguirás siempre buenos precios. Si no es temporada de cierto alimento que necesites siempre puedes mirar en la zona de congelados que el precio no estará tan desorbitado.
    12. Utiliza aplicaciones y tarjetas de fidelización.  Muchas cadenas no lo ofrecen, pero en algunos establecimientos puedes hacerte la tarjeta de fidelización /cliente para acumular puntos o euros con cada compra que realices u obtener precios reducidos con cupones de descuento. Si tu cadena de supermercado ofrece  este servicio no lo desperdicies. ¿Quién dice que no a algún eurillo extra?

    Y de momento no tengo mas trucos que ofrecerte, pero tranquila que siempre estoy probando y buscando nuevos métodos. Ahora te toca a tí poner estos en práctica y contarme si te han sido útiles. Si todavía quieres ahorrar más te invito a que eches un vistazo a este link dónde encontrarás como alimentar a tu familia “low cost”.

    Saludos!