Cargando
Browsing Tag :

Salud

  • Alimentación / Consejos y trucos / Finanzas

    10 formas de ahorrar cocinando

    Hay muchos apartados en los que podemos ahorrar en el hogar; en la luz, el gasto de gasolina, el agua, seguros, teléfonos, compras… Si ya has leído mi publicación sobre cómo ahorrar haciendo la compra sabrás que puedes ahorrar mucho en el supermercado. Si has leído sobre el menú mensual, quizás también hayas podido descubrir los beneficios de ir con una lista preparada y una semana de comidas planificadas. Hoy te daré otro apartado más en el que puedes trabajar para sacar el máximo partido a tu dinero.

    Aunque donde notamos mas directamente el coste es en el supermercado, es en la cocina donde llevamos a cabo los preparativos y decisiones que afectan ese gsto en caja. Si cocinamos a conciencia podemos afectar también nuestros hábitos de compra.

    Los trucos que encontrarás a continuación no son dificiles de aplicar pero conseguiran que a largo plazo mejores tu alimentación, tu derroche de alimentos y la forma de preparar comidas. Nunca deberían afectar a tu nutrición; sigue siempre una dieta sana y basada en verduras y fruta fresca, cuanto más cercana a tí mejor.

    Trucos para cocinar a lo “Económico”

    1. Haz que cunda para más de una comida. En este caso te puedo dar el ejemplo del pollo. Esta misma mañana he comprado 2 pollos, los he hecho al horno, enfriado, separado la carne de los huesos y distribuido en raciones para congelar. ¡Y no solo he aprovechado la carne! también he guardado y congelado parte de los huesos, piel y cartílagos que voy a utilizar para hacer caldo en un momento que lo necesite o tenga tiempo.

      Cocina una vez para utilizar mas de una
    2. Reduce las raciones. Sigo con el pollo. Estos 2 pollos nos van a servir para unas 8 o 10 comidas. ¿Cómo? En vez de comer pechuga y grandes raciones individuales de carne lo vamos a preparar en ensaladas, salteados y con salsas. Habrá suficiente pollo en las recetas para que nadie se dé cuenta de que no está comiendo esa pechuga entera.Creeme cuando te digo que no se darán cuenta.  La carne es de lo más costoso en alimentación y reducir las cantidades también es mejor para la salud.
    3. Come más legumbres y no añadas proteína (carne, pescado o huevo). Estamos acostumbrados a comer las lentejas con chorizo, carne o cualquier otro tipo de proteína, pero en realidad no es necesario. Las legumbres en sí son un plato muy completo que ya contiene ese tipo de nutrientes y son de los ingredientes más económicos. Nosotros cocinamos legumbres 2 días a la semana y siempre como plato vegetariano. Existen muchísimas recetas que preparan las legumbres como si de carne se tratara; hamburguesa de garbanzos, “pastel de carne” de lentejas, albóndigas de judías negras… Tu familia no notará mucho la diferencia una vez aliñadas con especias como la nuez moscada y a tí el plato te saldrá por muy poco dinero.

      Come mas cremas, sopas y gazpachos
    4. Cena sopas más a menudo; sobretodo en invierno, como plato único. Cuando no hay presupuesto, cenar sopas es una buena alternativa a comer un plato más “contundente”. Si te han sobrado huesos (como en el ejemplo del pollo) de alguna otra comida, puedes hervir los huesos durante unas horas junto con un paquete de vegetales de caldo, y tras retirar los huesos, salpimentar, y añadir arroz o algo de pasta por si tienes miedo de que alguien se quede con hambre. Si no eres de caldos puedes hacer cremas de verduras económicas – en casa nos gustan las de calabaza (1 calabaza da para 2 dias de sopa), zanahoria o de verduras mixtas. El lino o algún fruto seco espolvoreado por encima te aportará nutrientes y dará un toque original.
    5. Come siempre de temporada. Comer fresas en invierno es un capricho, y eso se paga caro. Si comes de temporada ahorrarás dinero y estarás llevando una dieta más saludable.
    6. Haz una comida de “sobras”. En casa lo hacemos una vez cada 2 o 3 días si necesario. Cuando vemos que hay demasiados recipientes en la nevera con sobras, lo aprovechamos y hacemos una “cena o comida de sobras”. Suelo añadir una ensalada o algo preparado al momento para que nadie quede con hambre (siempre por si acaso) y suele tener bastante éxito por las variedades que uno se encuentra en la mesa. Además te ahorras el rato en la cocina, y si había alguna comida planificada para el momento, la semana siguiente tengo ingredientes para una comida extra!!!
    7. No desperdicies comida. A todos nos duele tirar comida, es una mala sensación. No solo por el hecho de haber gastado dinero sino porque es un hábito feo teniendo en cuenta la energía que requiere producir esa comida (al agricultor y a nosotros en la cocina). Por ese motivo ten cuidado con lo que compras que pueda caducar. Prueba el producto antes de tirarlo (si no le ves cambio en su apariencia) y congela los alimentos antes de que caduquen (la fruta y verdura madura puedes congelarla para hacer batidos, smoothies o quizás alguna mermelada, por ejemplo). No te vayas por la vía fácil echándolo a la basura. Aprovecha todo lo que puedas y no te dejes engañar por la fecha de caducidad que muchas tienen un margen de error bastante amplio.

      Aprovecha esos alimentos olvidados en tu despensa y congelador
    8. Haz una comida de “congelador”. En estas comidas rescato algo del fondo del congelador que ha quedado en el olvido. Porque… siendo sincer@, ¿Cuantas cosas del congelador llevan ahí más tiempo del que recordamos? Si te das valor y preparas una comida a la semana con algo de ese fondo evitarás desperdiciar comida y tendrás una comida “gratis”.
    9. Planifica una comida vegetariana a la semana. La carne y el pescado son de los ingredientes más caros en nuestra alimentación. Por una parte son esenciales pero por otra abusamos mucho de ellos. ¿Que te parece saltarte esos ingredientes más a menudo? Haz recetas con huevo, queso o semillas y frutos secos para tener algo de proteína en tu plato y hazle un favor a tu cartera y a tu salud.
    10. Cocina doble ración y congela una. No sólo te ahorrarás tiempo de preparación (luz y gas), también tendrás siempre a mano una comida rápida en caso de emergencia. No tendrás la necesidad de parar a comprar una comida preparada en el último momento. Será abrir el congelador, calentar un poco y ¡Listos! “Fast food” casero.

    Creo que, por el momento, puedo dar por completada la lista de trucos para cocinar de forma más rentable. Son cambios que apenas notarán en casa pero que pueden llegar a ahorrarte bastante dinero y tiempo. Y sabemos que nos gusta aprovechar ambos al máximo, ¿verdad? ¿Quizás tengas alguno más que puedas compartir? Déjame tu comentario!!

  • Familia

    5 Remedios para aliviar la tos por la noche

    El instinto del cuerpo de aliberar las vías respiratorias que duele, molesta y hace las noches eternas es la “tos”. Y aunque los adultos también suframos de este síntoma, los que mas a menudo lo sufren son, al menos en casa, los niños. Unos días de frío más unos días en el cole o guardería y ¡Bingo! alguno vuelve con mocos acompañados de… TOS! que luego reparte por toda la familia.

    Pero… ¿Qué es la tos?

    La definición de medlineplus es;

    La tos es un reflejo que mantiene despejada la garganta y las vías respiratorias. Aunque puede ser molesta, la tos ayuda al cuerpo a curarse o protegerse

    Soy fiel defensora de que podemos evitar resfriados y otros tipos de virus con una alimentación saludable – ya escribiré sobre el tema mas adelante que hay volumen. Dónde mejor he podido comprobarlo, por supuesto, ha sido en nosotros mismos. Pero a veces no es suficiente y no nos ahorramos el catarro. Cuando esto ocurre en casa, no recurrimos directamente a la medicación de farmacia, probamos primero con remedios naturales. ¿Porqué? porque no me gusta abusar de medicaciones y prefiero dejar que el cuerpo solucione las cosas por sí mismo. Además muchas medicaciones no son aptas para embarazadas o no se tiene suficientes conocimientos sobre sus efectos y con mis 5 años de “embarazo y lactancia crónicos” evitando la medicación, quedé convencida de que podía pasar sin ellos con los mismos resultados. Claro está, también lo ví mejor solución para mis hijos.

    No me malinterpretes. No estoy diciendo que la medicina deba ser evitada. ¡Por dios no! Sólo que en muchas ocasiones abusamos de ella cuando el cuerpo por sí solo puede solucionarlo. Prefiero probar con lo natural y si eso falla recurrir a la ciencia pero no por ello soy alguien que no vacune a sus hijos o que prefiera que sufran a darles un poco de medicación.

    Pero, antes de compartir contigo esos milagrosos remedios, quiero dejarte claro que no soy pediatra ni ningún tipo de profesional de la salud y que siempre debes consultar con tu médico o pediatra si puedes/debes utilizar estos remedios en tí o tus hijos.

    Los 5 remedios que utilizamos para aliviar la tos por la noche

    Los remedios mas habituales cuando tenemos tos son los jarabes o expectorantes. El único jarabe contra la tos que tenemos en casa es uno homeopático que no utilizamos porque tenemos estos 5 remedios que hacen la misma función.

    1. Cambiar la posición para dormir

    La tos es una reacción del cuerpo al moco o a la irritación que tenemos en las vías respiratórias. Cuando se trata de mucosidad lo mejor que podemos hacer es incorporar el cuerpo y utilizar así la grabedad para que el moco baje envez obstruir las vías. Suena lógico , ¿verdad?

    2. Hidratación

    Otro factor que trabaja a favor del cuerpo es la hidratación. ¿Porqué? Porque eso hará el moco mas fluido y con ello mas fácil de eliminar de las vías respiratorias.

    Eso lo conseguiremos de 2 formas. Bebiendo suficiente agua durante el día y humedeciendo el ambiente.

    Un humidificador ayuda a deshacer el moco

    Esto último lo podemos conseguir poniendo un vaso de agua encima de la calefacción, dejando un cacharro con agua hirviendo en un lugar seguro (aunque lo sigo considerando peligroso) o con un humidificador. Nosotros tenemos este y de hace unos cuantos años – seguramente existe un modelo nuevo. Escogimos uno ultrasónico porque parecía la opción mas eficaz; el ultrasonido crea una especie de niebla que penetra mejor en nuestras vías respiratorias. Además tiene un pequeño compartimento que permite añadir aceites esenciales (por la edad de nuestros hijos no lo hemos utilizado) que, con el aceite adecuado, también puede ayudar a aliviar las molestias.

    3. Abrir una cebolla

    Este remedio no es muy agradable en cuanto a olores ya que deja su rastro en el ambiente…  la habitación “apesta”. Pero mejor eso a una noche sin dormir, ¿no?

    La cebolla tiene propiedades antiinflamatorias, deshace el moco y dilata los bronquios, por lo que favorece la respiración.  Es un remedio bastante antiguo, muy simple y muy utilizado.

    Sólo hay que cortar una cebolla en trozos grandes (en mitades o cuartos) y ponerla en un plato dentro de la habitación – cuanto mas cerca del enfermo mejor. La esencia de la cebolla hará efecto en menos de media hora.

    También leí en este post de sonambulistas que añadiendo azúcar y agua el efecto era aún mayor.

    4. Jarabe natural

    El jugo de la cebolla es otro gran aliviador de la tos. Para conseguirlo solo hacen falta 2 ingredientes y un poco de paciencia (tiempo).

    Modo de preparación
    • Corta la cebolla en daditos pequeños y mételos en un tarro con tapa.
    • Mezcla la cebolla con unas cucharadas de miel natural (preferiblemente cruda / de cuchara)
    • Deja reposar el tarro un mínimo de 2 horas y un máximo de 12
    • Toma 2 cucharaditas de 6 a 7 veces al día.

    El jugo no es de los mas agradables pero si muy efectivo.

    Aquí te dejo el video de cómo hacerlo

    5. Mejora tu resfriado en general

    Otro remedio completamente natural que ayuda a sobrepasar los resfriados sín medicamentos y con ello alivia también los síntomas de la tos es una mezcla de agua caliente, limón y miel.

    Sobreviví todos los resfriados en los embarazos gracias a este remedio, ya que al quería evitar a toda costa todo tipo de medicamento. Y me recuperaba antes que otros con paracetamol.

    Modo de preparación
    • Hervir agua y dejar enfriar un poquito (para no “matar” los efectos de la miel y el limón)
    • Añadir una cucharadita de miel natural (si posible de cuchara o cruda)
    • Añadir el jugo de un limón.
    • Tomar caliente

    Este brebaje también lo tomo cuando tengo el frío en el cuerpo y miedo de resfriarme y siempre me evita el mal trago. 100% recomendable. Además el sabor sabor de éste es agradable 😉

    Aquí te dejo el video

    Estos son mis 5 remedios para sobrevivir a los ataques de tos nocturnos. ¿Que remedios utilizas tú?

    Compártelo en tus redes sociales si te ha gustado la información