Cargando
Browsing Tag :

#Manualidades

  • Niños

    Queridos Reyes Magos este año… mejor pasad de largo!

    Ay que bien estaría, pero también nos perderíamos la magia y la ilusión que vivimos a través de los niños. No, no. Mejor pasad y ya me apañaré con lo demás.

    Mi guía de supervivencia a la carta a los reyes magos

    Esta mañana he metido la punta de la nariz en los asuntos de los reyes magos & Co (& Co porque en casa seguimos también tradiciones alemanas demasiado largas de explicar) y casi salgo corriendo por patas. Me encantaría volver atrás en el tiempo y vivir en otra época; esa en la que el catálogo de juguetes no pasaba de las 10 páginas. He cogido de 2 tiendas distintas y… Por Dios! Ahora son del tamaño de la Biblia!

    Entrar en una tienda de juguetes es quedar tan abrumado de ofertas que al final del túnel, cuando estás en caja, te preguntan cómo te llamas y al igual les contestas con “Barbie”, “Nancy” o “Peppa Pig”. Y cada año me pasa igual; no sé si habré hecho y comprado lo correcto. Un año es demasiado, el otro me da la sensación que demasiado poco. Haga lo que haga salgo con dudas.

    Te encuentras con pilas de catálogos esperando en la entrada, pasillos tan llenos de cajas que apenas puedes andar y estanterías a rebozar hasta el techo que para coger algo tienes que pedir una grúa. Y no solo eso. En ciertas tiendas de juguetes además te empapan la nariz de un perfume horrible que te nubla los pensamientos hipnotizándote para que compres más (no sé si eso último es cierto, pero en Matrix no es descabellado). Los laberintos de juguetes son comprensibles a la tercera vuelta, pero encontrar algo mas concreto ya es otra ciencia a parte, porque cuando sabes que quieres comprar un tipo de juguete no te esperas encontrar 20 versiones distintas del mismo.

    Como no solo compro lo que los reyes & Co dejan en casa, sino que también lo que dejan en casa de algunos familiares, hay que comprar mas de un regalo por niño. Eso significa que a parte de nuestros requisitos, también tienen que cumplir los requisitos del familiar; tiene que ser algo “superchuli” y dentro de un límite económico. Eso para 4 niños de edades y preferencias distintas… supone un doctorado!

    Ir acompañada

    Los otros años siempre he ido sola a comprar, mas que nada porque Papa Kaos siempre trabaja en estas épocas. Este año he tenido la suerte de que tiene vacaciones y me ha acompañado en ese primer paseo por la tienda de juguetes para sufrir un poco en su propia carne lo que es el espíritu navideño visto de la perspectiva del esbirro de sus Majestades. Qué diferencia! Tanto para él como para mi.  Tener a alguien a quien soltarle los pensamientos en voz alta creo que marca una gran diferencia. He descartado cosas que creía buenas – y definitivamente no lo eran- he podido delegar decisiones de alta importancia, (cómo la de ¿Ironman o Spiderman?) tenía a quién mandar por algo concreto y un chófer para la cesta.

    No comprar todo en un solo día

    Hemos salido de la tienda con algunas cosas, pero no hemos comprado todo lo necesario para cumplir con la navidad. Pero lo veo muy muy positivo. ¿Por qué? Aunque eso signifique que quizás tenga que volver, también me ha permitido no comprar compulsivamente. He ido con la idea en mente de que tenía que volver si o sí, y al irnos en coche a casa me he dado cuenta que en realidad no quería mas juguetes, al menos por nuestra parte. También me ha permitido coger catálogos que ahora utilizaré como referencia para otros regalos que sean necesarios.

    Limitar el tipo de juguetes

    Los criterios en cada casa son distintos, pero en la nuestra incluso los reyes deben acatar ciertas normas. Son muy practicas para reducir un poco el contenido de las 210 páginas (en serio, son 210) del catálogo, junto con la clasificación por edad y los límites económicos. Establecer ese tipo de reglas mejoró la calidad de juguetes que tenemos en casa además de reducirlos.

    No entran más o desaparecen:

    • Armas: pistolas, metralletas y escopetas – no vivimos en épocas de cazador/recolector y no veo utilidad a ese tipo de artefactos.
    • Armatostes: juguetes de gran tamaño – tenemos algunas y no tenemos el espacio para guardar más
    • Sinónimos: juguetes que ya tenemos pero en otro color – en casa no entran más bebés muñeca ni cochecitos de paseo porque con una por cabeza tienen suficiente.
    • Decoraciones: juguetes que no sirven para mucho y solo ocupan espacio como peluches.

    A sus Majestades les sugerimos con delicadeza que los juguetes más utilizados y apreciados son

    • consumibles: botes de plastilina, Hama Beads, colores… Siempre se usan, fomentan creatividad y se gastan mucho
    • de simulación: doctor, familia, trabajo… quieren ser mayores y juegan entre ellos. Les relaciona y aprenden a convivir.
    • Construcción y multiusos: LEGO, Bunchems… se utilizan una y otra vez para construir y crear cada vez de cero.
    • multijugador: Juegos de mesa, cartas… Les une y les fuerza a saber ganar y perder
    • Estrellas de series. Ironman, Elsas y Peppa tienen ciertos pases en según qué tipo de cosas.

    Dentro de estos márgenes dejamos que los niños escojan lo que les gusta. Cuando escogen algo que no entra dentro de los márgenes o que no queremos que tengan, simplemente les explico que los reyes magos también hablan conmigo y saben lo que preferimos no tener.

    Menos cantidad de juguetes

    También intentamos no regalar demasiado nosotros y dejarlos para que los reyes lo dejen en casa de familiares. En casa nos suelen llevar los regalos el 24 lo que en España supongo hace el Papá Noel (en Alemania  es el Christkind), y les lleva 1 juguete o tipo de juego, pero varios paquetes para que parezca que hay mucho. Esos paquetes suelen contener cosas que realmente necesitan o que les irá bién: zapatos, pijamas, jabón o colonias, material escolar, bolsas o mochilas. Total, lo divertido es ver muchos regalos y abrir uno tras otro tras otro a velocidades de la luz. Los niños entran en una especie de trance a la que empiezan a abrir paquetes. No se dan cuenta de lo que abren. Cuando vuelven a estar “presentes” con tener un juego con el que entretenerse les basta. Lo aprecian mas que si tienen 20 de distintos y no saben por donde empezar o no pueden jugar demasiado tiempo porque ya quieren jugar con el siguiente.

    Regalos que realmente les importan

    Por ese motivo me importa mas la calidad que la cantidad. Prefiero juguetes que realmente llenen sus corazoncitos con ilusión que la habitación de trastos. Para poder conseguir ese “juguete de alto valor” hay que filtrar y saber qué es lo que realmente les gustaría tener. Para ello hay que limitarles la selección. Pero.. ¿Cómo?

    Muy simple!

    En mi caso les he dado el catálogo de juguetes junto con 5/10 gomets o pegatinas. Estos gomets son los juguetes que les dejo escoger. Ni uno mas. Tienen que administrarlos. Como todavía son pequeños no entienden de dinero y aunque lo entendieran, no entenderían que los reyes magos no tienen una gallina de huevos de oro.

    Al tener solo esas pocas pegatinas deben priorizar los regalos que de verdad, de verdad les importan. Se acabó lo de tener medio catálogo en su carta y en realidad no querer ninguno de los listados.

    Enfocarlo de forma distinta

    Lo que  se pierde de vista es de qué trata en realidad la navidad: de comer todo lo que se pueda antes de entrar de nuevo en la operación Bikini…

    Ehm… y a parte de eso, en pasar tiempo en familia y disfrutar del tiempo juntos, que, por muy cutre y típico que suene, es de lo que de verdad debería ir la Navidad en todas las casas.

    Espero que sobrevivas sin traumas los preparativos para estas fiestas!

  • Familia / Niños

    Calendario de Adviento

    Maldita sea! Cómo pasa el tiempo!

    Estas tranquilamente bañándote en la piscina, te das media vuelta y de repente te encuentras a 2 días de diciembre y con las cosas por hacer. ¿Dónde han ido los días?

    Al darme cuenta hoy de la fecha, me he puesto en marcha. Como siempre casi al último minuto. Aunque sólo casi.

    Hoy es 29 de Noviembre. En 2 días empezamos la época de Adviento y eso lleva a la tradición de tener listo el calendario de cuenta atrás hasta el día de navidad.

    El año pasado me lo curré bastante, porque tuve mas tiempo que este año… Véanse los arbolitos y la galletita de Jengibre.

    Ahora con un bebé nuevo en casa, tengo la excusa perfecta para decir que no tengo tiempo y aplazar las cosas hasta el límite. Eso no necesariamente es cierto, ya que priorizando y organizando una puede con todo, es simplemente que este año no tengo tanto afán por hacer obras maestras. En lo que a calendarios se refiere prefiero cumplir y dedicar el tiempo a otro tipo de proyectos. Total, lo que les importa a los niños son los contenidos y no el diseño.

    Oye! Esto no es una tradición española…. pues no! Pero a los niños les hace ilusión, ¿a que sí?

    De momento en casa los únicos en tener calendario son los niños, quizás el año que viene me lo curre más y le prepare uno a papa kaos. El problema está en que luego hay que mantener los estándares, y eso ya es mas complicado…

    El calendario de este año ha sido muy minimalista en cuanto a diseño, pero cumpliendo en todo momento su funcionalidad.

    Material

    • Sobres de colores
    • Pinzas de madera
    • Hilo

    Contenidos

    • Pulseras y collar para las niñas
    • Canicas
    • Coche de juguete
    • Lápiz de colores Xen1
    • Toalla comprimida (de esas que al poner-se en agua se abren)
    • Galletas “monodosis”
    • Guantes infantiles
    • Pelotas saltarinas
    • Chocolate Kinder
    • Huevos Kinde

    Instrucciones

    Mi procedimiento no tiene mayor dificultad. Anoto en un papel los números del 1 al 24 y voy escribiendo que meter en cada sobre. Este paso lo hago más que nada para no tener 2 días consecutivos o demasiado juntos algo igual, de ese modo queda mas repartido. Sólo falta escribir en los sobres los números del 1 al 24 y rellenarlos con el “regalito” correspondiente. Al acabar cerrarlo – si sois muy desconfiados podéis hacerlo con celo – y engancharlo en el hilo con la pinza.

    Como se vé en el video nuestro calendario es vertical. Más que nada porque no tengo 6 ganchos en la pared para colgarlos en horizontal (pero sí 4 para colgarlos en vertical) y de ese modo llegan ellos. Las pinzas son grandes o pequeñas en función del peso del contenido del sobre.

    Os dejo aquí el video resumido de las stories de este día para que podáis entenderlo mejor:

     

    Cómo idea de última hora; ideal! Poco trabajo y me ha costado 1,85 (1 euro los sobres, 85cts las pinzas) a lo que hay que añadir los contenidos.

    A los niños les está encantando, aunque por lo visto tienen decepciones cuando no contiene chocolate; pero nada traumatizante  porque se les pasa bastante rápido.

    Resumido: ¡Un hurra! por por hacer algo de buena madre aunque sea en último momento y un hurra por las 24 mañanas de alegría que se llevan los peques!

  • Entretenimientos

    Ciencia para niños: Pasas (lentejas) saltarinas

    Lo divertido de los niños es que todo lo descubren de nuevo. Cosas que nosotros damos por sentado, ellos todavía no las comprenden y lo ven algo nuevo y fantástico.

    Por ese motivo me gusta tanto el día “científico” de nuestras actividades semanales. Esta vez no fue menos. Los niños sacaron un “palito” científico en el que se leía “pasas saltarinas”. Bueno! ya por el nombre se rieron.

    Se trata de un experimento muy sencillo en el que los niños ven el efecto de las burbujas de gas en el agua con algo que pesa relativamente poco.

    Materiales

    • 2 vasos transparentes – si posible altos
    • agua del grifo
    • agua con gas
    • pasas u otros objetos de peso ligero.

    Instrucciones

    Ponemos en un vaso el agua con gas y en el otro el agua sin gas. Ahora viene el momento ¡aha! cuando metemos pasas en ambos vasos. Nosotros hicimos primero el sín gas y luego pasamos a las saltarinas, pero creo que no importa el orden para ellos.

    Las burbujitas del gas hacen que las pasas (que deberían ser de tamaño pequeño para que funcione) suban y una vez arriba vuelvan a bajar. En nuestro caso solo reaccionaron 2 de las 4 o 5 que tiramos debido al peso, pero eso sólo nos ayudó a tener más tema de conversación del porqué pasaba eso.

    Para que sea realmente un experimento en el que los niños puedan aprender algo, lo mejor es hacerles preguntas o que las hagan ellos.

    ¿Por qué suben las pasas? ¿Porqué vuelven a bajar? ¿Que pasa si….?

    Además se puede jugar con la observación…

    ¿A medida que pasa el tiempo, las pasas suben y bajan igual de rápido (al mismo ritmo)?

    ¿Qué pasa si tiramos arroz? ¿Y lentejas?

    ¿Qué pasa con las burbujas una vez llegan arriba?

    ¿Y si mezclo el agua con el dedo?

    Deja que tus hijos se contestan “solos” las preguntas toqueteando y practicando con lo que tienen delante. Es la mejor forma en la que pueden aprender, y los materiales utilizados no son nocivos para ellos.

    Conclusión

    Ha sido un experimento corto, pero bastante entretenido de ver y descubrir. Incluso un rato después de acabar (lo dejamos todo dónde estaba y fuimos a merendar) los niños volvieron a la mesa a ver qué pasaba con las lentejas y las pasas, removiendo el agua y observando su reacción.

    Con este experimento no estarán ocupados durante una hora como con otras actividades, pero sí lo seguirá estando su cabecita una vez acabado el experimento. Así que la misión del día científico queda cumplida y ha dado su fruto.

    Otro experimento que volveremos a repetir seguro.

     

  • Entretenimientos

    Actividades para niños: Pintar piedras

    Si has leído mi entrada sobre entretenimientos de verano ya sabrás que uno de mis propósitos para esta época del año, en la que los niños están más tiempo en casa y que hace más calor y sol para estar en el exterior, nos hemos propuesto hacer distintas actividades para que los peques no se aburran y podamos pasar tiempo de calidad juntos.

    Aunque por falta de tiempo y algún que otro imprevisto no hemos podido seguir a diario nuestra “agenda” de actividades, si vamos haciendo las que más apetecen a los niños.

    Con niños muy pequeños es de esperar un poco de “pintura a la fuga”

    Una que, curiosamente, les hacía mucha ilusión era la actividad de pintar piedras! Sí, sí! Parece una tontería pero esta entrada va sobre… PINTAR PIEDRAS!

    Así que no se la quise aplazar más -además teníamos todos los materiales necesarios en casa- y nos pusimos manos a la obra.

    Es una actividad TAN sencilla! Pero estuvieron – y no exagero – 2 horas entretenidos sin decir ni pío. Eso sí, si tus hijos son pequeños, mejor dejarlos pintar desnudos/en bañador (siendo verano tampoco apetece otra cosa) que siempre será más fácil limpiarlos y mantener bajo control las “fugas de pintura” 🙂

    ¿Qué necesitamos?

    • Pintura infantil – Nosotros utilizamos la de la marca Jovi
    • Pinceles – Los nuestros eran de un tamaño grande, si quieres que dure más el entretenimiento no puede ser malo utilizar de más pequeños.
    • Piedras – En nuestro caso eran relativamente grandes ya que aprovechamos de las que teníamos en el jardín de casa.
    • Cepillo – Ayuda a quitar restos de arena, tierra y suciedad de las piedras.
    • Bote de agua – Para limpiar el pincel al cambiar de colores
    • Laca en spray transparente – Este es opcional. Más que nada para cubrir la pintura, una vez seca para que sobreviva la siguiente lluvia. Nosotros no utilizamos – a propósito – y al primer diluvio se fué toda la pintura.

      Los niños estuvieron un buen rato entretenidos

    Procedimiento

    Escoger las piedras ya fue un procedimiento de por sí. Cada uno tenía una idea clara de qué pintar en su piedra así que pudimos buscar piedras que se ajustaran a sus necesidades.

    Una vez encontradas las piedras tuvieron su trabajo cepillando los restos de tierra que las cubrían. No las lavamos porqué no queríamos esperar a que se secaran, pero con el cepillo fue suficiente.

    Y ya solo faltaba entregar un pincel a cada uno y dejarles tiempo y espacio para liberar su inspiración.

    Conclusión

    Es una actividad que pueden realizar a partir de unos 2 años  – nuestra pequeña tiene 2 recién cumplidos y… su creación es la piedra naranja – primero pintaba con demasiada agua peró se animó tanto a utilizar el color que vació el bote junto a su hermana…

    Pero, al final cada uno pintó más de una piedra y, si les hubiera dejado, creo que ahora mismo tendríamos un jardín lleno de piedras de colores. Hace una semana desde la actividad y siguen pidiéndome pintar más piedras. Supongo que será algo que tendremos que repetir a lo largo de estas vacaciones.

    ¿Has pintado alguna vez piedras con tus hijos? ¿Qué les pareció?

  • Entretenimientos

    Ciencia para niños: Volcan de bicarbonato y vinagre

    En mi anterior post sobre actividades de verano ya comenté que este año quería mantener a los niños ocupados cada día con una tarea distinta.

    Cuando leí por primera vez lo de “ciencia para niños” me sonaba a algo muy rebuscado y … bueno, soy de letras! Pero tras indagar un poco más en el asunto descubrí que en el fondo no era tan difícil hacer experimentos con niños ya que están en plena fase de descubrir el mundo y cosas como la ley de la gravedad o saber que flota y que no a ellos no les es tan “evidente” como lo es para los adultos. Muchas veces se me olvida que todavía hay muchas cosas que no saben!!! Así que quise darle una oportunidad.

    El primer experimento que hemos hecho en casa es el del “volcán”; el experimento de la reacción del vinagre y el bicarbonato. En nuestro caso también añadimos colorante rojo (nuestro mayor realmente es un gran entusiasta de los volcanes y se lo quería hacer un poco parecido) y unas gotas de lavavajillas para que creara mas espuma y reacción.

    A los niños les encantó el experimento. Y tengo que confesar que aunque sé de la reacción de estos ingredientes también descubrí ciertas novedades con ellos.

    Los ingredientes y utensilios

    • Bicarbonato

      Lo que se necesita para el experimento
    • Vinagre
    • Colorante (opcional)
    • Lavavajillas de mano
    • Botella (nosotros utilizamos de cristal y de cuello estrecho para un mejor efecto al salir la espuma)
    • Embudo
    • Cuchara

     

    Procedimiento.

    Cuando más espuma conseguí fue echando primero el bicarbonato, 2 o 3 gotas de jabón y colorante. Lo mezclé sacudiendo un poco la botella y luego empecé a echar el vinagre. El resultado es la imagen en movimiento que tienes a continuación.

    Lo bueno de este experimento es que se puede dejar a los niños probando todo tipo de combinaciones. Eso sí, con más pequeños atentos a que no se lo beban que con el jabón no es bueno.

    Tras enseñarles como funcionaba la reacción les dejé experimentar por sí solos. Añadieron agua para ver si subía más, jugaron con el bicarbonato y el jabón y encontraron sus métodos para divertirse.

    Les gustó sacudir la botella para que hiciera mas espuma y jugar a los campeones que tiran el champán! Yo me lié, hice lo mismo y acabé siendo la risa de los niños porque lo hice mal y acabé roja como un tomate (justo sacudí una botella con colorante).

    Es una actividad que es mejor hacerla al aire libre. Mas que nada porque ensucia. Si utilizas colorante, como nosotros, es mejor que los niños vayan en bañador para no manchar ropa ya que el colorante cuesta un poco de eliminar.

    Alternativas

    En casa este año no tenemos arenero, pero supongo que hubiera añadido un punto de gracia hacerles la demostración con la botella enterrada en la arena para simular un volcán de verdad.

    Conclusión final

    A los niños les encantó. Eso de ensuciarse las manos, ver como sube la espuma, poder sacudir y derramar el líquido les tuvo entretenidos un buen rato.

     

  • Entretenimientos

    Actividades de verano

    Hay que admitirlo, tanto para los niños como para los adultos, casi 3 meses de vacaciones de verano se hacen largos. Suerte la nuestra que existe el “Casal de verano” en el que se pueden apuntar los niños para pasar el tiempo con deportes, juegos, actividades y talleres. Nuestros hijos solo van a media jornada el mes de julio y medio agosto. De ese modo los tengo en casa cada tarde y el resto de agosto y septiembre pueden desconectar de todo, dormir un poco mas tarde y pasar tiempo en familia.

    De todos modos, si cada tarde es igual que la anterior se aburren. Al principio serán ingeniosos y encontrarán entretenimientos divertidos de descubrimiento, construcción o imitación, pero si el aburrimiento se extiende demasiado empezarán las peleas y las malas ideas. Entre semana no miran la tele, así que mi alternativa es hacer pequeñas actividades cada tarde para que estén un rato ocupados y luego tengan tiempo “reducido” para aburrirse de forma creativa.

    Pero, ¿cómo organizo yo un verano sin mucha dificultad ni tiempo a invertir?

    Este año me ha resultado bastante sencillo, la verdad. La idea principal era hacer tipos distintos de actividades que se pudieran clasificar en 6 categorías distintas. 6 categorias porque quería una para cada día de la semana – exceptuando el domingo que quería dejarlo libre del todo. De ese modo no es repetitivo ni para mí ni para los niños. Además la escuela nos hizo una serie de recomendaciones de conocimientos en los que trabajar con niños de infantíl a lo largo de verano, y eso intento cumplir aunque en realidad parezcan solo juegos.

    He intentado escoger actividades que puedan realizarse en poco tiempo y a edades distintas. Tendré que ser ingeniosa con la pequeña, ya que con 2 años muchas cosas le resultarán un poco difíciles. La paciencia y capacidad de concentración no es la misma en una criatura de 2 años que en una de 5, pero, en general, intentaré no tener demasiadas expectativas de “momento ideal” para poder divertirnos realmente, descubrir y pasar tiempo juntos aunque no todo sea siempre perfecto… y ahí está el reto para mí :-).

    Las 6 categorías

    • Cocina: A nuestros niños les encanta ayudar en la cocina, pero como me gusta poco cocinar y no soy de las personas mas pacientes del mundo no es algo que les permita hacer demasiado. Para mí será un gran reto preparar juntos la cena, una vez a la semana, utilizando recetas, si posible, saludables, fáciles y divertidas para ellos. La intención es introducirles poquito a poco de modo que puedan ayudar mas a menudo sin crear desastres demasiado grandes, asignando tareas a cada uno en su nivel. A la mas pequeña no le voy a dar cuchillo en mano para cortar, pero si puedo dejar que lave las verduras o mezcle el aliño de la ensalada. Creo que será una buena experiencia y será un día de cena distinto…
    • Manualidades: creo que este será mi día favorito, y no me extrañaría dedicar un día o hora extra por semana al tema. Hay muchísimas ideas por internet que quiero probar y a los niños les entretiene y enorgullece al mismo tiempo acabar con algún proyecto hecho por ellos. No tienen porqué ser proyectos muy sofisticados, simplemente con un poco de pintura y una piedra puedo tenerles entretenidos al menos 30/45 minutos.
    • Ciencia: Este sinceramente lo he sacado de internet. Pensaba que en realidad era algo para niños mayores que los nuestros (5, 4 y 2 años), pero hay proyectos muy sencillos con los que enseñarles reacciones y leyes cientificas; volcanes de vinagre y bicarbonato, objetos flotantes, nube en un jarrón… Dejarles experimentar a sus anchas con ciertos ingredientes u objetos activará su entusiasmo sin que yo tenga que ayudar mucho en ello.

      Bicarbonato, vinagre, colorante y jabón.
    • Actividades: Son simplemente pasatiempos que, en su mayoría, pueden realizar solos sin mi “presencia” o ayuda; Tengo incluso alguna que otra actividad muy útil para no tener que hacerlo yo, como por ejemplo limpiar los juguetes (motos, coches…); es un juego que implica agua para refrescarse, juego imaginario (pueden fingir ser un lavacoches) y cumplir con una obligación – la de cuidar sus juguetes. En esta categoría también incluyo actividades como crear una cabaña con una aro y un pareo o una mini clase de yoga infantil.
    • Juegos: Aunque las demás temáticas también las realizan juntos, son actividades “individuales”. En los juegos tendrán que, sí o sí, jugar entre ellos (aunque, en su caso, raro sería que hicieran algo solos. Son como la banda del patio, que lo hacen todo juntos). Todos son juegos de exterior, para aprovechar al máximo el buen tiempo, y en gran parte con agua para combatir ese horrible calor que hace por ahora. La gracia está en encontrar juegos muy simples pero muy entretenidos. Pasar el agua de espaldas, 6 y zas!, escondite, batallas de agua…
    • Excursión: Esta actividad es la de fín de semana. Es una selección de los sitios a los que queremos ir en familia (en esto sí va  a participal papa kaos), para así conseguir completar nuestros objetivos propuestos para el verano. Porque, siendo sinceros, cada año nos proponemos 2.500 excursiones y acabamos haciendo una al principio por entusiasmo y una al final por mala conciencia de no haber hecho lo suficiente. Este año no nos pasará (o esa es la intención). Ir a la playa, al lago, a la montaña, al pueblo de al lado…. Cualquier destino es válido. También incluye un día de picnic y una excursión en tren o barco!!!

    Escoger la actividad

    Palitos de helado de colores sirven para escoger la actividad al azar.

    Tras escoger mis categorías realicé una lista con 10 actividades (mas o menos las semanas de verano) en cada una. Internet fué de gran ayuda, sobretodo para las actividades de ciencias. El resultado fue una lista muy chula que, por desgracia, temía que quedaría en algún cajón abandonado y que sería eso, una lista muy chula, nada mas. Por eso busqué un modo un poco más creativo y que los niños pudieran participar en el procedimiento de escoger su actividad, así que fuí a comprar palitos de helado de colores, asocie cada color a una categoría y escribí en ellos todas las actividades que vamos a hacer a lo largo del verano.

    Tengo asociada cada categoría a un día de la semana. Los lunes juegos, los martes ciencia, los miércoles manualidades, los jueves actividades, los viernes cocina y los sábados excursión. Ahora según el día cogerán al azar un palito del color que toque para estar intrigados hasta el final.

    Hasta aquí mi teoría de actividades de verano. Como siempre sospecho que la práctica será un poco distinta, pero para que veas que voy cumpliento, iré publicando las actividades que mas nos han gustado en el blog. ¿Quizás te animes a realizar alguna?  No te preocupes, no serán actividades muy costosas ni de grandes preparativos porque, siendo sinceros, soy muy perezosa.

    ¿Tu también creas alguna rutina de verano a tus hijos?

  • Alimentación / Consejos y trucos / Limpieza y organización

    Menu semanal: como planificar tus comidas

    Tengo que confesar que mis hábitos de compra y alimentación antes del primer embarazo eran bastante caóticos. Nunca sabíamos de antemano que comeríamos, no controlaba el contenido de mi nevera, iba cada día al supermercado o carnicería a comprar lo necesario y gastaba un dineral sin ningún tipo de control.

    Con un bebe, este estilo de vida ya no era tan fácil, aún menos trabajando, embarazada de nuevo y con el tiempo limitado.

    Así que mi primer descubrimiento en “modo mamá” fueron los menús semanales o mensuales.

    Las amas de casa americanas juraban que eso iba a cambiar hábitos y nunca pensé que fuera para tanto. Y como en este blog quiero compartir los hábitos y descubrimientos que he hecho que nos han cambiado la vida, este hábito tenía que ser el primero.

    Menu semanal, ahorra tiempo y dinero planificando comidas de antemano

    ¿En qué cambia tener un menú semanal?

    Ahorra tiempo

    Aunque tengas que estar 30 minutos (al principio quizás más) sentada, planificando con antelación las comidas, ese acto te ahorra un montón de tiempo. ¿Porqué?

    Aprovecha el tiempo y compra lo que necesites para toda la semana
    1. Aprovechas el tiempo a la hora de cocinar. Muchas veces aprovecho el tiempo cocinando una receta para hacer al mismo tiempo la cena, o preparo la cena y cocino el almuerzo del día siguiente al mismo tiempo. Puede incluso que seas capaz (yo no lo soy) de aprovechar un domingo por la mañana y cocinar todas las comidas de la semana!
    2. Tienes siempre los ingredientes a mano. Al saber de antemano que vas a cocinar, al hacer la compra sabes lo que necesitas y por ello no te encontrarás con sorpresas
    3. Te ahorras el tiempo de pensar X veces al día qué hacer para comer
    4. Puedes hacer la compra en un sólo día. Adiós a las visitas diarias al supermercado a por ingredientes. 1 día, nevera llena para toda la semana.

    Ahorra dinero:

    1. Sólo compras lo que realmente necesitas: Los supermercados están llenos de tentaciones. Quizás continúes comprando aquellas cosas que no son estrictamente necesarias, pero sólo visitando el supermercado una vez a la semana estarás menos expuest@ a sus tentaciones! Y con lista en mano quizás sea menos difícil evitarlas. (Aquí tienes mas trucos de ahorro en tu compra)
    2. Puedes aprovechar las ofertas de tu supermercado para incluirlas en el menú. En varios supermercados tienen folletos con las ofertas de una semana para otra. ¿Porqué no incluír una receta de brócoli que esta semana está a mitad de precio?
    3. Te ayuda a aprovechar las sobras de una comida para la siguiente. ¿Pollo asado para comer? Aprovecha los restos (huesos, piel y algo de carne) y cena caldo de pollo!

    Mejora la alimentación:

    al verlo todo anotado en una parrilla semanal es fácil darse cuenta de errores y facilitar otros factores;

    1. Repeticiones. Quizás seas mucho de sofritos o de cocinar siempre un mismo tipo de comida al horno.
    2. Alimentación poco equilibrada. También descubrirás qué tipos de comida escasean en tu alimentación. Ayuda a darte
      Comerás mas variedad y con menos repeticiones

      cuenta de que comes demasiadas pocas legumbres o que consumes demasiada carne.

    1. Sabes que vas a comer de antemano. Esto quizás te parezca una tontería pero mis hijos durante el desayuno ya me preguntan que vamos a comer al mediodía. Y no sólo ellos. Saber de antemano que vas a comer parece mentalizarte a lo largo de la mañana y no crea expectativas falsas (a veces te apetece una cosa y te llevas el chasco cuando es otra)
    2. Te da tiempo para experimentar. ¿Cuántas recetas tienes guardadas en tu pinterest que no has hecho nunca? ¿Cuántas veces te has propuesto hacer esa receta de tu madre pero nunca te acuerdas de hacerla o te da pereza?. Al prepararte de antemano las recetas te das una oportunidad de hacerlo! No podrás escaquearte porque ya tendrás los ingredientes y además está ya planificada.

    Como puedes comprobar, tiene un montón de puntos positivos. Y el único trabajo que supone es esa media horita, que de todas formas vas a recuperar 4 o 5 veces durante la semana.

    Además con la práctica la tarea es mucho más rápida por la experiencia y la lista de recetas que tienes siempre a mano.

    Así que, sin mas rodeos voy a darte los pasos a seguir para hacer tu menú semanal

    Paso a paso

    ¿Qué necesitas? La publicidad de tu supermercado habitual (si tiene), un boli y libreta o , si eres más moderna, un ordenador.

    Es práctico tener en una libreta (o google docs…) un listado de las recetas que cocines habitualmente para recurrir cuando no se te ocurran suficientes recetas. Yo lo tengo en mi organizador familiar, por ejemplo.

    No necesitas mas que un papel y tranquilidad para poder planificar una semana en comidas
    1. Crea una lista de recetas que quieras hacer esa semana
      1. Busca entre las ofertas del supermercado a ver cuales podrías aprovechar
      2. Anota recetas que ya tengas a mano y que cocines habitualmente
      3. Busca alguna receta nueva que quieras probar (si tienes hijos no incluyas mas de 1 o 2 nuevas para no salir demasiado de sus hábitos y crear confusión)
    2. Dibuja una parrilla semanal con las comidas que hacéis en casa. Puedes descargarte la siguiente plantilla.
    3. Rellena esa parrilla con la lista de recetas que has hecho en el primer paso. Aquí es dónde puedes aprovechar y hacer una estrategia de reutilización de sobras o reducción de trabajo.
    4. Prepara tu lista de la compra. Este paso siempre lo hago por último porque aprovecho para listar también las cosas que necesito que no están en las recetas (papel higiénico, lavavajillas…)

    Y eso es todo lo que hay que hacer.

    Menus alternativos

    Durante los últimos años he reinventado este tipo de estratégia una y otra vez. Así que te dejo aquí también mis alternativas.

    Menú mensual.

    En Vez de programar el menú para la semana, organizaba un dia de súper para comprar todo lo necesario para el mes. Esta compra sólo incluía congelados, cosas de droguería y productos de limpieza, leche y quesos de larga duración, carne y pescado que congelaba y marcaba con el día que quería comerlos. Para la verdura y los huevos iba al mercado o a la verdulería. Con eso tenía asegurada solo 1 visita al supermercado además de una programación para un mes entero.

    Puntos positivos de este tipo de menú

    • Sólo iba una vez por semana a la verdurería o al mercado de verduras.
    • 1 día de supermercado me abastecía de básicos para un mes.
    • Cada 2 o 3 meses tenía una semana extra por todas las ocasiones en las que comíamos fuera (invitaciones, celebraciones, cenas con amigos…)

    Puntos negativos

    • Quizás te des cuenta de que no hay yogures. Esos los hacía yo en casa cada semana con la leche que compraba (la receta es sencillísima). Lo digo como punto negativo (aunque yo no lo vea como tal) porque supone tiempo (aunque realmente no es para tanto).
    • Se necesita un poco de espacio en el congelador
    • Se gastan más bolsas de plástico para congelar

    Esta estrategia era genial cuando trabajaba. Pero cuando pasé a ser ama de casa ya no recurrí más a ella porque perdió su gracia.

    Menú guia.

    Este menú sólo indica el tipo de proteína (pescado, carne, huevo, legumbres..) que se consume en la comida pero no dice cómo ni con qué cocinarla. Eso daba mayor libertad a la hora de cocinar y me permitía a la vez jugar más en la cocina. Por ejemplo cada lunes al mediodía tocaba pollo.

    Puntos positivos

    • Mayor libertad a la hora de preparar la comida (acompañamientos, tipos de cocción…) A veces era pollo al horno, otras era pechuga, otras ensalada de pollo o croquetas de pollo. Hacía algo con pollo en función del tiempo disponible y las ganas de cocinar del momento.
    • Se puede repetir semana/mes por semana/mes. No importaba ya que las verduras o condimentos o tipo de cocción iban acorde a la temporada (en épocas de frío hacía guiso de lentejas y en verano una buena ensalada de lentejas).
    • Sólo hay que planificarlo una vez.
    • Es compatible con el menú mensual, ya que a parte de los huevos el pescado y la carne se pueden tener congelados de todos modos y marcarlos para el día que estén destinados.

    Puntos negativos

    • Tu compra de “complementos” no es tan exacta y puede que te pases con lo que necesitas
    • A veces te vuelves repetitivo con el “qué” cocinas junto con ese trozo de carne o pescado. Puede que una semana estés en fase de ensaladas y lo acompañes todo con los mismos ingredientes.

    Y eso es todo!

    Wow! eso ha sido… largo. Espero que no te haya saturado demasiado y que puedas sacar el mayor provecho de esta información.

    ¿planeas tus comidas de antemano? Si tienes algun truco mas, no dudes en compartirlo conmigo 😉

    Saludos!

     

  • Entretenimientos

    Manualidades con niños – pasta de colores

    ¿Sabes el típico día en el que los niños estan aburridos y necesitas una idea para distraerlos? Aquí te tengo una! Se trata de una manualidad muy divertida que puedes utilizar en distintos proyectos y actividades para niños pequeños (procura no hacer pasta demasiado pequeña) como por ejemplo ordenar por formas o colores. Y, por si fuera poco, encima es muy económica y quizás ya tengas los ingredientes en casa.

    Aquí te dejo todo lo que necesitas saber;

    Ingredientes

    • Pasta en distintas formas; espirales, macarrones, lazos…
    • Colorante alimentario
    • Vinagre
    • Recipiente con tapa o bolsa con cierre
    • y papel vegetal

    Instrucciones

    1. Mezcla en el recipiente o bolsa con cierre una cucharada de vinagre con unas gotas de colorante
    2. Añade un puñado de pasta
    3. Sacúdelo hasta conseguir que toda la pasta coja el color
    4. Esparcir sobre el papel vegetal y dejar secar por completo
    5. ¡Listos!

    Aquí te dejo el vídeo de cómo hacer la pasta de colores

    ¿Cómo has utilizado la pasta de colores?