Cargando
Browsing Tag :

alimentación

  • Alimentación / Youtube

    Documental – el fraude de la fruta falsa

    Todos sabemos lo importante que es comer fruta a diario; por su alto contenido en vitaminas y minerales, fibra, agua…y las madres nos esforzamos muchísimo a cumplir ese “mínimo” de fruta diaria en la alimentación de nuestros hijos.

    Como no es tarea fácil, muchas veces buscamos alternativas mas “atractivas” pensando que realmente les estamos haciendo un bién y respetando lo que creemos necesario.  Nada mas lejos de la realidad.

    Este documental se centra en la triste verdad de que vivimos engañados por la industria alimenticia. Explica los procedimientos que sufren las frutas y los valores nutricionales reales en que quedan al final de su producción. Hablamos de los zumos, néctares, compotas, yogures, galletas… que nos venden y que compramos en el supermercado.

    Seguramente tras ver este documental cambiaras tu forma de ver los productos que comprabas hasta hoy.

  • Alimentación / Consejos y trucos / Limpieza y organización

    Menu semanal: como planificar tus comidas

    Tengo que confesar que mis hábitos de compra y alimentación antes del primer embarazo eran bastante caóticos. Nunca sabíamos de antemano que comeríamos, no controlaba el contenido de mi nevera, iba cada día al supermercado o carnicería a comprar lo necesario y gastaba un dineral sin ningún tipo de control.

    Con un bebe, este estilo de vida ya no era tan fácil, aún menos trabajando, embarazada de nuevo y con el tiempo limitado.

    Así que mi primer descubrimiento en “modo mamá” fueron los menús semanales o mensuales.

    Las amas de casa americanas juraban que eso iba a cambiar hábitos y nunca pensé que fuera para tanto. Y como en este blog quiero compartir los hábitos y descubrimientos que he hecho que nos han cambiado la vida, este hábito tenía que ser el primero.

    Menu semanal, ahorra tiempo y dinero planificando comidas de antemano

    ¿En qué cambia tener un menú semanal?

    Ahorra tiempo

    Aunque tengas que estar 30 minutos (al principio quizás más) sentada, planificando con antelación las comidas, ese acto te ahorra un montón de tiempo. ¿Porqué?

    Aprovecha el tiempo y compra lo que necesites para toda la semana
    1. Aprovechas el tiempo a la hora de cocinar. Muchas veces aprovecho el tiempo cocinando una receta para hacer al mismo tiempo la cena, o preparo la cena y cocino el almuerzo del día siguiente al mismo tiempo. Puede incluso que seas capaz (yo no lo soy) de aprovechar un domingo por la mañana y cocinar todas las comidas de la semana!
    2. Tienes siempre los ingredientes a mano. Al saber de antemano que vas a cocinar, al hacer la compra sabes lo que necesitas y por ello no te encontrarás con sorpresas
    3. Te ahorras el tiempo de pensar X veces al día qué hacer para comer
    4. Puedes hacer la compra en un sólo día. Adiós a las visitas diarias al supermercado a por ingredientes. 1 día, nevera llena para toda la semana.

    Ahorra dinero:

    1. Sólo compras lo que realmente necesitas: Los supermercados están llenos de tentaciones. Quizás continúes comprando aquellas cosas que no son estrictamente necesarias, pero sólo visitando el supermercado una vez a la semana estarás menos expuest@ a sus tentaciones! Y con lista en mano quizás sea menos difícil evitarlas. (Aquí tienes mas trucos de ahorro en tu compra)
    2. Puedes aprovechar las ofertas de tu supermercado para incluirlas en el menú. En varios supermercados tienen folletos con las ofertas de una semana para otra. ¿Porqué no incluír una receta de brócoli que esta semana está a mitad de precio?
    3. Te ayuda a aprovechar las sobras de una comida para la siguiente. ¿Pollo asado para comer? Aprovecha los restos (huesos, piel y algo de carne) y cena caldo de pollo!

    Mejora la alimentación:

    al verlo todo anotado en una parrilla semanal es fácil darse cuenta de errores y facilitar otros factores;

    1. Repeticiones. Quizás seas mucho de sofritos o de cocinar siempre un mismo tipo de comida al horno.
    2. Alimentación poco equilibrada. También descubrirás qué tipos de comida escasean en tu alimentación. Ayuda a darte
      Comerás mas variedad y con menos repeticiones

      cuenta de que comes demasiadas pocas legumbres o que consumes demasiada carne.

    1. Sabes que vas a comer de antemano. Esto quizás te parezca una tontería pero mis hijos durante el desayuno ya me preguntan que vamos a comer al mediodía. Y no sólo ellos. Saber de antemano que vas a comer parece mentalizarte a lo largo de la mañana y no crea expectativas falsas (a veces te apetece una cosa y te llevas el chasco cuando es otra)
    2. Te da tiempo para experimentar. ¿Cuántas recetas tienes guardadas en tu pinterest que no has hecho nunca? ¿Cuántas veces te has propuesto hacer esa receta de tu madre pero nunca te acuerdas de hacerla o te da pereza?. Al prepararte de antemano las recetas te das una oportunidad de hacerlo! No podrás escaquearte porque ya tendrás los ingredientes y además está ya planificada.

    Como puedes comprobar, tiene un montón de puntos positivos. Y el único trabajo que supone es esa media horita, que de todas formas vas a recuperar 4 o 5 veces durante la semana.

    Además con la práctica la tarea es mucho más rápida por la experiencia y la lista de recetas que tienes siempre a mano.

    Así que, sin mas rodeos voy a darte los pasos a seguir para hacer tu menú semanal

    Paso a paso

    ¿Qué necesitas? La publicidad de tu supermercado habitual (si tiene), un boli y libreta o , si eres más moderna, un ordenador.

    Es práctico tener en una libreta (o google docs…) un listado de las recetas que cocines habitualmente para recurrir cuando no se te ocurran suficientes recetas. Yo lo tengo en mi organizador familiar, por ejemplo.

    No necesitas mas que un papel y tranquilidad para poder planificar una semana en comidas
    1. Crea una lista de recetas que quieras hacer esa semana
      1. Busca entre las ofertas del supermercado a ver cuales podrías aprovechar
      2. Anota recetas que ya tengas a mano y que cocines habitualmente
      3. Busca alguna receta nueva que quieras probar (si tienes hijos no incluyas mas de 1 o 2 nuevas para no salir demasiado de sus hábitos y crear confusión)
    2. Dibuja una parrilla semanal con las comidas que hacéis en casa. Puedes descargarte la siguiente plantilla.
    3. Rellena esa parrilla con la lista de recetas que has hecho en el primer paso. Aquí es dónde puedes aprovechar y hacer una estrategia de reutilización de sobras o reducción de trabajo.
    4. Prepara tu lista de la compra. Este paso siempre lo hago por último porque aprovecho para listar también las cosas que necesito que no están en las recetas (papel higiénico, lavavajillas…)

    Y eso es todo lo que hay que hacer.

    Menus alternativos

    Durante los últimos años he reinventado este tipo de estratégia una y otra vez. Así que te dejo aquí también mis alternativas.

    Menú mensual.

    En Vez de programar el menú para la semana, organizaba un dia de súper para comprar todo lo necesario para el mes. Esta compra sólo incluía congelados, cosas de droguería y productos de limpieza, leche y quesos de larga duración, carne y pescado que congelaba y marcaba con el día que quería comerlos. Para la verdura y los huevos iba al mercado o a la verdulería. Con eso tenía asegurada solo 1 visita al supermercado además de una programación para un mes entero.

    Puntos positivos de este tipo de menú

    • Sólo iba una vez por semana a la verdurería o al mercado de verduras.
    • 1 día de supermercado me abastecía de básicos para un mes.
    • Cada 2 o 3 meses tenía una semana extra por todas las ocasiones en las que comíamos fuera (invitaciones, celebraciones, cenas con amigos…)

    Puntos negativos

    • Quizás te des cuenta de que no hay yogures. Esos los hacía yo en casa cada semana con la leche que compraba (la receta es sencillísima). Lo digo como punto negativo (aunque yo no lo vea como tal) porque supone tiempo (aunque realmente no es para tanto).
    • Se necesita un poco de espacio en el congelador
    • Se gastan más bolsas de plástico para congelar

    Esta estrategia era genial cuando trabajaba. Pero cuando pasé a ser ama de casa ya no recurrí más a ella porque perdió su gracia.

    Menú guia.

    Este menú sólo indica el tipo de proteína (pescado, carne, huevo, legumbres..) que se consume en la comida pero no dice cómo ni con qué cocinarla. Eso daba mayor libertad a la hora de cocinar y me permitía a la vez jugar más en la cocina. Por ejemplo cada lunes al mediodía tocaba pollo.

    Puntos positivos

    • Mayor libertad a la hora de preparar la comida (acompañamientos, tipos de cocción…) A veces era pollo al horno, otras era pechuga, otras ensalada de pollo o croquetas de pollo. Hacía algo con pollo en función del tiempo disponible y las ganas de cocinar del momento.
    • Se puede repetir semana/mes por semana/mes. No importaba ya que las verduras o condimentos o tipo de cocción iban acorde a la temporada (en épocas de frío hacía guiso de lentejas y en verano una buena ensalada de lentejas).
    • Sólo hay que planificarlo una vez.
    • Es compatible con el menú mensual, ya que a parte de los huevos el pescado y la carne se pueden tener congelados de todos modos y marcarlos para el día que estén destinados.

    Puntos negativos

    • Tu compra de “complementos” no es tan exacta y puede que te pases con lo que necesitas
    • A veces te vuelves repetitivo con el “qué” cocinas junto con ese trozo de carne o pescado. Puede que una semana estés en fase de ensaladas y lo acompañes todo con los mismos ingredientes.

    Y eso es todo!

    Wow! eso ha sido… largo. Espero que no te haya saturado demasiado y que puedas sacar el mayor provecho de esta información.

    ¿planeas tus comidas de antemano? Si tienes algun truco mas, no dudes en compartirlo conmigo 😉

    Saludos!

     

  • Alimentación / Consejos y trucos / Finanzas

    12 trucos para ahorrar en tu próxima compra

    Hay muchos apartados de la economía casera en los que no podemos influir demasiado de forma inmediata, pero hay otros en los que podemos conseguir ahorrar una buena cantidad de dinero con muy poco esfuerzo. Uno de ellos es la compra de alimentos y utensilios cotidianos.

    Los supermercados estan diseñados de tal forma que estamos constantemente sometidos a la tentación de comprar, aunque muchas veces ni lo necesitamos. Y luego viene la sorpresa en caja! Sólo se quiere comprar 4 cosas y al final se acaba con 30 euros menos en la cartera. ¿Te suena?

    Para que no te ocurra mas, dejo aquí unos consejos con el fín de que tu también seas dueñ@ de tu carro, compra y cartera y te contengas a sucumbir a las tentaciones que todo supermercado nos propone.

    A los carros, ¿Listos? ¡Ya!

    12 hábitos que reducirán tus compras

    1. Proponte ir solo 1 vez por semana al supermercado; reducirá las compras impulsivas e innecesarias además de ahorrarte tiempo y gastos.
    2. Organiza tu menú semanal antes de ir a comprar. Así podrás hacerte una lista de la compra con todo lo que necesitas, sin dejarte nada y no tener que volver a por algo mas. Ademas si haces tu menú en función de las ofertas de la semana podrás aprovechar buenos precios.
    3. Compra solo lo que tienes en esa lista. No te dejes seducir por compras impulsivas ni por ofertas que en realidad ni te interesan.
    4. Intenta ir sol@. Yo habitualmente voy a comprar los lunes despues de dejar a los niños en el cole. ¿Quizás puedas dejar a los niños con tu pareja o los abuelos? De este modo tendras mas tranquilidad y no compraras por impulso. Quieras o no, hay que estar pendiente de ellos, a parte de todas las tentaciones a las que también estan expuestos ellos y que les acabamos comprando porque nos gusta darles algún capricho. Si no van a comprar, el capricho no lo echaran de menos 😉
    5. No vayas a comprar con hambre. Esta comprobado, los días que no desayuno compro para 2 familias como la nuestra.
    6. No compres platos preparados ni bebidas azucaradas. Cuanto menos manipulado esté lo que compras, mejor para tu salud y para tu bolsillo. Hay recetas muy fáciles y de poco tiempo que puedes hacer aunque tengas el tiempo limitado y ninguna bebida es tan económica como el agua. Aquí puedes encontrar un documental sobre el tema.

      Las bebidas azucaradas no solo son malas para tu salud, también lo son para tu bolsillo
    7. Solo compra una oferta si realmente utilizas el producto. No te dejes guiar por la tentación de un buen precio. Si lo compras y no sueles utilizarlo, será dinero derrochado. Eso sí, si la oferta te es realmente útil, no dejes que se escape.
    8. Mayor cantidad no significa menor precio. No bajes la guarda ante los botes de mayor tamaño. En muchas ocasiones los precios por Kg (suelen estar escritos debajo de lamarca del precio) no son mas baratos, y nos quedamos con más a mayor precio.  Si empiezas a fijarte te llevarás mas de una sorpresa.
    9. Aprovecha ofertas de ultima hora. A veces por fecha de caducidad próxima puedes encontrar precios bastante reducidos, y no por ello estará peor la comida. Piensa que la fecha de caducidad no es un límite definitivo; no va a ponerse malo ese día a las 12 de la noche. Tienen un margen de error; las propias empresas no quieren riesgos de vender algo en mal estado. Si tienes pensado prepararlo el mismo dia o al siguiente, que no te dé miedo.
    10. Compra marca blanca. Todos tenemos algo que nos gusta porque es de una marca en concreto, lo entiendo. Pero si realmente quieres ahorrar en tu compra, pásate a la marca blanca de tu supermercado. Habitualmente son productos de la misma calidad que los demás solo que el precio es bastante menor. Y cuando encuentres la marca blanca que te guste, no echaras de menos para nada la marca que utilizabas habitualmente. Si mi memoria no me falla el único objeto que entra en casa que es de marca es el Ketchup, y solo en emergencias cuando no me ha dado tiempo a prepararlo yo misma.
    11. Compra de temporada. Si compras fuera de temporada estas pagando el doble o triple de su valor. Si compras la fruta y verdura de temporada conseguirás siempre buenos precios. Si no es temporada de cierto alimento que necesites siempre puedes mirar en la zona de congelados que el precio no estará tan desorbitado.
    12. Utiliza aplicaciones y tarjetas de fidelización.  Muchas cadenas no lo ofrecen, pero en algunos establecimientos puedes hacerte la tarjeta de fidelización /cliente para acumular puntos o euros con cada compra que realices u obtener precios reducidos con cupones de descuento. Si tu cadena de supermercado ofrece  este servicio no lo desperdicies. ¿Quién dice que no a algún eurillo extra?

    Y de momento no tengo mas trucos que ofrecerte, pero tranquila que siempre estoy probando y buscando nuevos métodos. Ahora te toca a tí poner estos en práctica y contarme si te han sido útiles. Si todavía quieres ahorrar más te invito a que eches un vistazo a este link dónde encontrarás como alimentar a tu familia “low cost”.

    Saludos!

  • Alimentación / Otros / Youtube

    Documental – Adictos a la comida

    Aunque el blog acabe de nacer, supongo que habrás visto que tiene un apartado de alimentación. Y eso no es porque crea que es un tema que deba tocar, sino porque es un tema que me gusta y que creo que es muy importante, sobretodo hoy en día.

    Por ese motivo siempre estoy buscando información alrededor de internet y cuando encuentre algo bueno lo quiero dejar plasmado para que tú también puedas aprovechar esa información.

    Esta noche no podía dormir, e indagando en internet he encontrado un reportaje sobre la adicción a la comida – sobretodo al azúcar-  que hemos creado hoy en día. Contiene información interesante y que quizás te ayude a entender un poquito mejor el porqué es tan importante tomarse un tiempo a la hora de informarse acerca de nuestra alimentación y de no creer todo lo que se nos presenta en primer plano.