Primera excursión

Que emocionante! La primera excursión del pequeño grandullón!

Creo que cuando los niños tienen eventos de este tipo (conciertos en la iglesia, bailes en el colegio…) me emociono mas yo que ellos. Cuántas lagrimas de felicidad y emoción he derramado ya? Ni idea! Y eso que en febrero el mayor solo cumple 4 añitos 😊

Bueno, a lo que iba. La excursión. Por supuesto que el niño, cuando se ha despertado, estaba completamente alterado. Ha sido duro mantener la calma con ese pequeño torbellino entusiasmado alrededor. Tampoco ha tardado en contagiar a su hermana. Pero al saber que todo era de alegría y  emoción ha sido mas fácil lidiar con ello. 

Como sabía que para él era un día especial quería hacerle una comida que encajara en su día. El menú en sí no ha sido nada del otro mundo… macarrones con aceite, orégano y queso, zanahoria hervida, carne rebozada y un yogurt infantil de postre.

Pero no sólo come el estómago por lo que he puesto todo mi cariño en su preparación y me he inspirado un poco en la filosofía de los Bentos japoneses. 

Al tener en cuenta su edad y al tratarse de la primera comida de excursión sín nosotros (padres)  he intentado que fuera algo sencillo de comer, que no ensuciara mucho, que fuera mas o menos equilibrado, que tuviera color y que al niño le gustara. No soy mucho de cereales ni de pastas y me gusta mas con mucha mas verdura, pero eso no va a juego con una excursion. 

Por ese motivo la pasta no lleva tomate, la carne ya esta cortada y la zanahoria tiene forna de flor 😉

Además a mis niños les gusta mucho la comida de los demás (la mía, la de su padre, la de los abuelos, la de su hermana.. aunque tengamos todos lo mismo.) y al hacerle la suya un poco mas atractiva espero olvide lo de su alrededor.

No es una comida especial en sí, pero dentro de su cajita y con los separadores (siliconas para hacer madalenas) parece incluso un happy meal. El almuerzo de la foto es el de la niña (le he hecho lo mismo para que no se sintiera menos importante). Se me olvidó hacer la foto a la cajita del niño antes de llevarle al cole. Pero era exactamente igual solo que su cajita es de los minions de color azul y amarillo 

La niña ha comido a su hora habitual, simplemente que el envase y la presentación eran distintos. A sus 2 añitos y medio se lo ha comido todo y muy bién, así que no tengo ninguna duda de que el grandullón también habrá comido de maravilla. 

Cómo me han sobrado macarrones, la mas menuda de la casa también ha podido disfrutarlos.

Ya tengo ganas de ir a recoger al niño a las 4 y 1/2 para que nos cuente su día. Seguramente estará agotado de tantas novedades y aventuras. Quizás se duerma a medio contar. 

A ver que aventura nos espera mañana 😉. Al menos ahora ya puedo contar la preparación de una comida de excursión dentro de mis experiencias 😅

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*