Cargando
  • Estilo de vida / Productos naturales

    Pasta de dientes casera

    Ha! Si! soy de esas! De las que vé toxinas en todos los productos del supermecado. Una obsesionada con no meter en el cuerpo nada que no sepa que contiene. Algún defecto tenía que tener! ;-P

    En todo este viaje hacia la eliminación de residuos y toxinas de nuestro entorno topé con muchas cosas de uso diario que no eran lo que parecían. Un enemigo camuflado era la pasta de dientes comercial! Si! Esa que tanto nos gusta por el buen sabor de boca y esa suavidad en los dientes.

    Tengo que confesar que, aún sabiendo que era malo, tanto PapaKaos como yo seguimos usando 2 o 3 años mas dentífrico normal, pero como buena madre obsesa con mis hijos, con ellos no quería correr riesgos. Así que les compraba, en la tienda ecológica del pueblo, una pasta de dientes “homeopàtica”.

    Esa pasta de dientes, que me dejaba la conciencia un poco mas tranquila, venía con un contra: su precio. Un tubo de tamaño normal vale entre 6 y 8 euros según dónde lo compres. Si a eso le sumamos que a los niños les gusta “comer” la pasta de dientes (y eso 3 veces al día; desayuno, almuerzo y cena!!!) resultó ser todo un capricho. No me arruinó ni creo que sea para tanto, pero de euro en euro… suma y sigue! Y ese tubo de pasta se fundía antes del mes…

    Leyendo y leyendo sobre como sustituir cosas diarias a “cero resíduos” (curioso fué que me volviera a topar con el tema buscando sobre como reducir residuos en el planeta y no en el cuerpo… ) dí con una solución que resultaba ser bastante sencilla, sin alto coste y encima de ingredientes que ya tenía a mano. La pasta de dientes con aceite de coco y bicarbonato.

    Como con todo, lo probé primero yo durante unas semanas y tras gustarme los resultados lo propuse a toda la familia. Nos dejó los dientes mas blancos, mas suaves y, añadiendo aceites esenciales, con el mismo sabor de boca. El contra? Esta pasta de dientes al ser de aceite deja el lavabo con una capa de grasa que “a lo natural” es un poco más dificil de limpiar. Otro contra es que el aceite de coco a partir de cierta temperatura se vuelve líquido…

    Ahora llevamos usando este tipo de pasta de dientes por mas de un año. Los niños ya se han acostumbrado, pero al pincipio echaban de menos su pasta de dientes con sabor a limón. De vez en cuando me piden el dentifríco ese de colores que es para niños (Normal! es de colores y lleva dibujitos, solo falta que regalen algún juguete y pierdo la batalla), pero con un poco de distracción se les pasa.

    Buscando una alternativa al desodorante, me topé con la arcilla bentonita y todos sus efectos positivos en cuerpo y en hogar y resulta que con ella también se puede hacer pasta de dientes sin grandes cambios a la primera versión . Ahora después de otro año seguimos usando la versión 2.0 de esa mezcla con bentonita, y me encanta. Tengo la conciencia tranquila, creo firmemente en los beneficios de los distintos ingredientes y encima le ahorro al planeta tubos vacíos.

    Los beneficios de los ingredientes:

    Aceite de coco: Contiene ácido láurico que se considera un buen antibacteriano capaz de combatir el mal aliento, dolor de encías y deterioro dental de nuestra boca causado por distintos tipos de bacterias, como por ejemplo el Streptococcus mutans.

    Además puede ayudar en reducir la formación de placa dental (juro solemnemente que a mi me la ha reducido muchísimo) por hacerles el hábitat menos atractivo a los microbios responsables de ésta. Con evitar la placa dental también reduce la gingivitis o inflamación de las encías.

    Bicarbonato sódico: Ayuda a pulir el esmalte dental y así blanquea los dientes. Al tener propiedades antibacterianas y antimicrobianas también ayuda a eliminar el mal aliento y la placa dental.

    Arcilla bentonita: La arcilla es un remedio que el humano ha usado desde la antigüedad. Tiene la capacidad de absorver tóxicos y metales de su entorno, sea agua o el cuerpo humano, no importa. Esa capacidad lo hace ideal para la zona bucal.

    La relación de los ingredientes:

    Versión Simple

    he encontrado numerosas recetas con ratios distintas de cada uno de los componentes. En algunas pedían media taza de aceite de coco por 2 cucharadas de bicarbonato con 10/20 gotas de aceite esencial de menta piperita o canela, o 30gr de aceite de coco por 45gr de bicarbonato.

    Versión con arcilla

    Aquí una variante de proporción serian 2 cucharadas de aceite de coco, 2 de arcilla, 2 de bicarbonato y entre 10 y 20 gotas de aceite esencial. Si lo crees muy espeso puedes añadir un poco de agua destilada.

    En mi caso, como con todo, lo hago a ojo. La experiencia te hace experto en tus costumbres. Busco la textura que mas se parece a lo que yo puedo ponerme en mi boca sín que me de asco, ya que hay recetas en las que hay mas bicarbonato que coco y recetas en las que predomina el coco y no tanto el bicarbonato.

    A tener en cuenta:

    En muchas recetas que he encontrado añaden Xilitol por sus propiedades regenerativas en el esmalte dental. Yo no uso y no considero necesitarlo, pero te lo comento para que sepas que existe la posibilidad de añadirlo a la mezcla. 😉

    Cuando se usa una pasta de dientes con base de aceite de coco el “problema” está en que este se vuelve líquido en cuanto se pasa de los 25cº aproximadamente. Por eso cuando hace frío, queda una buena pasta, cuando hace calor en casa queda una pasta mas líquida.

    Eso también supone que cuando esta pasta pasa por las tuberias, puede quedarse pegada en las paredes y crear obstrucciones. Para evitar eso habrá que limpiarla con vinagre y agua caliente de vez en cuando (algo que en casa hago ya de por sí, incluso sín el aceite de coco como provocador).

    Como ya he comentado antes, otro efecto que quizás sea un poco molesto (pero que en mi opinión no es de mayor importancia porque los beneficios lo sobrepasan) es el hecho de que el lavabo queda mas pegajoso (aceitoso) y eso es mas dificil de limpiar cuando se utiliza sólo productos naturales.

    Conclusión

    No me importa gastar 2 minutos cada 15 días en mezclar un poco de aquí y allá a cambio de tener una pasta de dientes efectiva, que no requiere de envoltorios y que encima es económica. No le puedo pedir mas. Bueno quizás un color algo más apetecible, pero todo tiene que tener algún defecto para convertirse en algo perfecto!


    Comparte!
  • Quizás también te interese

    No Comments

    Leave a Reply