Cargando
  • Recursos

    Limpiando para sus Majestades

    Sonará mucho a problemas del primer mundo, y, aunque quizás no debería, me siento bastante mal escribiendo este post. Pero no deja de ser una realidad. Estamos a medianos de diciembre y en unos 10 días empezará, en nuestro caso lentamente, la invasión de juguetes apta para una película entera de “Toy Story” dirigida por el “Tió”, “Christkind“, Gaspar, Melchor y Baltasar.

    Para evitar tener que buscar a mis hijos entre juguetes con gafas infrarrojas, y porque estoy segura que esos juguetes, que en la habitación se llenan de polvo por desuso, a otros niños les puede suponer un mundo y una ilusión enorme, antes de la Navidad le doy un repaso a la habitación de juguetes de mis hijos.

    Les pedimos a los Reyes y ayudantes mantener los regalos en un mínimo de juguetes con nuestros hijos, pero con 4 es difícil. Un juguete por cabeza y familiares supone un total de al menos 20 juguetes nuevos para navidad. ES MUCHÍSIMO! Demasiado! Sobretodo porque tienen que asimilarlo. Por cada niño son 5/6 juguetes y en casa juegan todos con todo. Si vamos aumentando los juguetes a ese ritmo al final necesitaré el pabellón municipal para poder meterlo todo. 

    Aquí el dilema está, a parte de que no sé como evitarlo, (nos gusta hacernos regalos y todos queremos hacerles una ilusión) en que todos estos juguetes tienen que encontrar su sitio en la habitación. Mas que nada porque si no tiene su sitio empezarán a deambular por la casa en modo “Chucky” siguiéndome hasta el último rincón y traumatizándome. Y… como que no me apetece.

    El rincón de pintar y disfraces

    Así que no he querido aplazar lo más y me he puesto en marcha esta misma tarde. Me he dado cuenta que, aunque parece que tengan mucho (y lo tienen- tienen mucho y demasiado) en realidad es bastante básico todo. Piezas de juego de cocina, muñecas con sillas de paseo y ropa (sólo tienen 3 muñecas – una para cada uno), puzzles, juguetes de imitación (teléfono, gafas, monedero, utensilios de médico), libros, un robot, una muñeca de maquillaje, disfraces de años anteriores, una caja de vehículos, un garaje y -eso sí- 3 cajas de legos. Pero estas últimas son mas que justificadas ya que son con lo que mas juegan. Y sí, juegan con tooodas las piezas!!!. Al leerlo parece mucho, pero creo que si consideramos que son 3 niños en edad de jugar, queda bastante repartido. A parte sólo me quedan juguetes de madera, una cocina y un supermercado que no caben y que vamos cambiando a lo largo del año por la casa de muñecas (hecha a mano) o el garaje de coches.

    Lo importante no es tener gran cantidad, sino con lo que realmente juegan

    Seguramente sería capaz de deshacerme de bastantes más cosas de las que he logrado despegarles, pero tampoco creo que pueda/quiera deshacerme de demasiadas cosas. Por el bien de los niños puede que fuese mejor, pero lo que tienen son objetos con los que realmente juegan y no veo la necesidad de separarles (sólo el de reducir la cantidad a recoger).

    Esta limpieza que he hecho hoy en la habitación, solemos repetirla unas 3/4 veces al año. Ayuda a los niños a ver con qué realmente juegan, qué les gusta y qué no.

    Me permiten añadir muchos mas juguetes a la caja cuando les explico para quién son; otros niños que no tienen tanta suerte como nosotros de poder pagar juguetes. Si fueran a la basura creo que no serían ni la mitad de generosos, y creo que yo tampoco.

    Ahora son fechas ideales para hacer la limpieza. Y aunque creo que seguro sabrás apreciarlas por ti mism@ te doy razones para animarte a hacerlo:

    • Creo que la mas importante es que haces feliz a un niño y le devuelves su uso a un juguete que de otro modo o se llenaría de polvo o iría a la basura en perfecto estado.
    • En todas partes hacen recogidas de juguetes y no es difícil encontrar dónde. Llama a tu ayuntamiento o al centro Cáritas mas cercano.
    • Tus hijos aprenden a prescindir de las cosas que no usan y apreciarán más las que tienen tanto por el hecho de saber que hay niños que no tienen tanta suerte como por el hecho de reducir su selección propia de juguetes.
    • Tus hijos vuelven a jugar con cosas olvidadas que estaban enterradas entre las que no usaban. Así el periodo antes de Navidad se hace mas entretenido y corto para ellos.
    • Cuando lleguen los Reyes la habitación se volverá a llenar, pero seguirá siendo controlable.
    • Si te animas y no sabes a dónde llevarlos, llama a tu ayuntamiento o a la sucursal de cáritas mas cercana. Seguro que te sabrán decir dónde. Y cuando lo sepas, comparte! Cuánta más gente pueda prescindir de juguetes, mas niños podrán disfrutar de la navidad.

    La sobrecarga de juguetes realmente es un problema de primer mundo; algo que en realidad no es un problema de primera necesidad. Pero creo que es algo muy triste que una parte de la población mundial/española tenga tanto y otra tan poco. Creo que no debemos sentirnos mal por tener mas o por haber nacido en mejores condiciones (no podemos cargar todos los problemas del mundo en nuestra espalda, sería un sin vivir) pero sí debemos colaborar en medida de lo que podamos precisamente valorando la suerte que tenemos. Limpiar una habitación de juguetes y escoger cosas que nuestros hijos no usan para regalarlas a otros menos afortunados no lo veo una tarea difícil.Y si todavía quieres colaborar mas, siempre puedes comprar juguetes nuevos para llevarlos a los centros de recogida, que también los aceptan encantados.

    Espero haberte animado a colaborar!
    Salud!

    Comparte!
  • Quizás también te interese

    No Comments

    Leave a Reply