Historia de un compostaje #1: Encontrar el error

Estamos a medianos de febrero y vuelvo a poner en marcha los preparativos para el huerto. 

Una de mis ideas era sacar el “compostaje” de su caja para hacer un montón al lado y seguir usando la caja para material nuevo ya que suponía que la parte de abajo ya habría sido descompuesta completamente y podría ser utilizada. 

Menuda fue mi sorpresa al ir desmontando ese apestoso monton de residuos. 

Sinceramente debería haberme preocupado por ese mal olor y las moscas, pero supongo que no me informé lo suficiente y ya poco después de empezarlo me sentí orgullosa de ese sonido húmedo de los gusanos. ¡aish! Menuda tonta he sido. 

Bueno, para que aprendáis de mi error… aquí va la história de nuestra caja de compostaje (o debería llamarla caja de putrefacción?) 

Desde el año pasado que metemos todos nuestros restos orgánicos (pelas de zanahorías, de patatas, pepinos, aguacate, cáscaras de huevo, etc) en una caja de compostaje. De vez en cuándo junto con hueveras o algún cartón, pero mas de complemento que de parte real. Ésta caja ya esta llena hasta arriba, y para seguir con espacio para compostaje tenía pensadas 2 opciones; comprar una caja nueva y seguir tirando los residuos allí o cojer todo el interior de la actual (que no se ha mezclado desde… ¿octubre?) Y meter todo ‘boca abajo’ justo al lado de la caja actual cubierto por una lona. 

No se porqué suponía que tenía que oler mal, pero no que tubiera que ser algo tan viscoso. En la siguiente imagen veréis mas o menos dónde me quedé vaciando la caja. Y encima puse malas hierbas de alrededor. 

De mis 2 posibilidades elegí la segunda opción por varias razones. De ese modo quedarían en la parte de abajo los restos que todavía no se habían desintegrado lo suficiente y arriba lo que ya tenía que ser tierra buena, por lo que suponía que no iba a oler demadiado (aún menos con la lona). Al dejar el montón cerrado y sin añadir mas restos, le daría tiempo de “cocción” y a los gusanos un mejor hábitat. Además crearía un nuevo espacio de compostaje para los restos nuevos sin necesidad de invertir demasiado dinero (2,20 eurod)

Al empezar a pasar parte del compostaje a la parte prevista, me quedé a medias. Quería continuarlo al día siguiente.

De todos modos lo he acabé cubriendo por un poco de tierra y malas hierbas porque realmente el olor no era demasiado agradable. 

Buscando información en internet he descubierto que eso es debido a la falta de “parte marrón”. 

¿Qué significa eso? 

Para crear el hábitat ideal para el compostaje hay que encontrar el equilibrio entre demasiado seco y demasiado húmedo. Entre parte verde y parte marrón. 

La parte verde son los restos de vegetales de la cocina y hiervas frescas. 

La parte marrón son todo de restos secos como por ejemplo hojas secas o serrín.

¿que he estado haciendo hasta ahora? Perder el tiempo porque lo único que ha hecho la caja es pudrir alimentos y alimentar unas larvas blancas horribles. Pero he leído que es bastante sencillo solucionar el priblema. Lo único que debo hacer es mezclar parte marrón a mi montón de parte verde. 

El compostaje no debe oler mal. Debe tener ese olor ráncio a tierra fresca. Si no es el caso controlad la humedad que hay en él. El indicador de que es demasiado húmedo son unas larvas blancas bastante gordas. Yo ya he aprendido la lecció. Además por mi própio olfato por lo que la próxima vez sabré que omor es el incorrecto.

De todos modos ha sido ‘interesante’ ir desmontando el compostaje y ver en que grado de putrefacción estaba todo. Incluso he encontrado un coche de juguete miniatura y 2 tapas de yogur que seguramente metieron los niños. Y estaba realmente vivo! Hormigas, gusanos, moscas y caracoles. Aunque estos últimos sólo estaban en la tapa y los laterales. 

¿asco? Siiiii. Pero ha sido entretenido y un pequeño descubrimiento ‘científico’ 😂. Como el mal olor estaba lejos de narices humanas mi error tampoco es demasiado grave, y desde luego he aprendido algo valioso. Así seguro que no me volverá a pasar. 

Mañana mismo iré a por serrín y haré de ese montón apestoso un gran montón de compostaje con aroma a tierra fresca 😉

Viva los gusanos!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*