Cargando
  • Limpieza y organización

    Crea tu rutina de limpieza

    Si hay algo en lo que realmente llegamos a perder mucho tiempo, son las tareas del hogar. Lavar la ropa, recoger, fregar, hacer las camas, vaciar la basura, limpiar la bañera… Es algo que nunca acaba y que, cuando crees que lo has logrado puedes volver a empezar de 0.
    No sé como será en tu casa, pero en la nuestra es algo compartido. Papa kaos hace sus raciones diarias ayudando a recoger detrás de los niños o fregando los cachivaches después de comer, y los niños se van añadiendo con pequeñas tareas a medida que van creciendo.
    Aún así, la mayor parte de las tareas me tocan a mi; limpiar el baño, las habitaciones, los armarios, nevera y despensa, hacer la colada… ya sabes, esa lista infinita.

    Hace un tiempo lo hacía todo en un día. Sinceramente? Para mí no era la mejor solución. Sí, podía hacer más o menos el vago durante la semana, pero los sábados por la mañana me los pasaba correteando toda la casa con mopa y plumero en mano y desaprovechando ese tiempo libre que tanto apreciamos todos.
    Así que busqué soluciones en internet. Y… ahí estaba! Tener una rutina de limpieza! La mayoría de información que encontré incluía listas prehechas por las blogueras por lo que no acababan de ajustarse a mis necesidades, pero al final conseguí crear mi propio método de creación de rutina.

    Porqué crear una rutina de limpieza

    Sobretodo si eres alguien con el tiempo limitado, crear una rutina te creará más libertad a cambio de un poco de fuerza de voluntad al principio. A la que te acostumbres a dedicar esos 30 minutos al día a tu rutina, no la notarás y formará parte de tu plan diario de la misma forma que ducharte y vestirte.
    Creo que la limpieza es como todo lo demás. Si haces las cosas a bolea, harás algo, sí,  pero nunca de la forma más eficaz. Planificar de antemano puede ser una tarea de 30/60 minutos, y seguramente no va a salir bien a la primera – habrá que retocar y adaptar hasta encontrar el balance adecuado- pero ese tiempo que inviertes en la preparación lo ahorras en la aplicación. ¿Sigues sín estar convencid@? Aquí te doy más razones para que te pongas ya a crear una rutina de limpieza.

    8 razones para crear una rutina de limpieza

    • Harás trabajo en “porciones” por lo que no te resultará tan abrumador.
    • Crearás un hábito , que al final tendrás tan integrado como ducharte o vestirte. Lo harás en modo autopiloto
    • Siempre tendrás tu casa mas o menos al día. No se te acumularán las tareas y no te sentirás culpable.
    • Al tener tu casa al día reducirás muchísimo el tiempo que necesitas para recogerla!
    • Cuidarás mejor tu hogar por lo que conservarás mejor tus pertenencias. Creo que este paso es de gran importancia, sobretodo porque nuestra casa es nuestro refugio. Si no nos sentimos relajados en casa, ¿Dónde lo haremos?
    • No tendrás más zonas vergonzosas que esconder en tu casa. ¿Aquella zona que cuando viene alguien a visitarte no le quitas ojo por miedo a que lo descubran? Detrás o en el lateral de la nevera quizás? ¿Debajo de ciertos muebles? (Me has pillado los míos XD)
    • Vivir en un ambiente más limpio (no esterilizado) es más sano, sobretodo para gente con alergias.
    • Encontrarás el equilibrio. Al anotar todas tus tareas y ajustarles una frecuencia (procura no pasarte) encontrarás tu equilibrio entre necesidad y obligación de hacer las cosas. Verás tú misma cuánto limpiar es necesario para qeu tu y tu familia estéis a gusto en casa.

    El paso a paso

    Crear una rutina de limpieza tiene cierta similitud con el proceso de planificar el menú semanal. Así que si ya dominas lo primero esto te va a resultar ser un paseo. No necesitas más que boli y papel!

    Que hay que hacer?

    Haz una lista con todas las tareas que se te ocurran que hay que hacer en tu casa. Limpiar el horno, las cortinas, las camas, los armarios, las encimeras de la cocina, sacar el polvo, limpiar el wc, la campana extractora de la cocina, las ventanas… Todo lo que se te ocurra. Tú apunta.
    Puede ser de gran ayuda hacer la lista por habitaciones. Entra en cada habitación y mira a tu alrededor. Que haces habitualmente para limpiarla?¿Qué crees que te olvidas de hacer? En internet (ehem, Pinterest sobretodo) existen muchas listas de tareas necesarias que hacer en el hogar. Artículos completos de zonas de las que nos olvidamos. La lista dependerá de tu casa, ya que puede que tu tengas un sistema de ventilación o aire acondicionado que necesite mantenimiento que otros, por ejemplo, no tienen. De todos modos, cuanto más completa esté tu lista, más limpia estará tu casa

    Puedes hacer una lista de tareas generales que hay que repetir en cada habitación y una de mas concreta para cada una de ellas. Sacar el polvo, pasar el aspirador y fregar es algo que se hace en todas ellas, por ejemplo. Pero limpiar la nevera sólo lo haces en la cocina.

    Cada cuánto tengo que hacerlo

    Ahora tienes que asociar una frecuencia a esas mismas tareas. Tienes labores para hacer a diario, como por ejemplo hacer las camas o poner lavadora y lavavajillas, y tienes tareas que no hay que hacer tan a menudo como limpiar el horno o los armarios.
    Yo tengo tareas diarias, tareas de cada 2-3 días (o 2-3 veces por semana, como prefieras), semanales, cada 2 semanas, mensuales, trimestrales y anuales.
    Mira de no abusar de las repeticiones. No quieras pasar de 0 a 100 en 1 día. Fué un error que cometí yo al principio. De no hacer casi nunca los frontales de la cocina (1 vez al mes, quizás?), quise hacerlos cada 2 o 3 días. Cometí el fallo con 4 o 5 tareas y abandoné mi primera rutina a las 2 semanas. Si te pasas consigues justo el efecto contrario. Haz menos y aumenta a medida que vas cogiendo confianza al tema.
    Ahora reparte tus tareas a las distintas frecuencias para no olvidarte ninguna. Encuentra un equilibrio. Un compromiso entre tu y tu casa, por así decirlo.

    Reiteraciones porcionadas

    Una vez tengas delante esos grupos de frecuencia, tendrás que repartir las mayores en porciones. ¿A qué me refiero? a que no vas a hacer todas las tareas mensuales la primera semana del mes, ¿no?
    Si tienes por ejemplo unas 8 labores mensuales anotadas, lo mejor será hacer 2 mensuales por semana. Así te quedarán repartidas a lo largo del mes y no cometerás el error de tener días demasiado llenos y otros sin nada que hacer. Si son 6 faenas que hacer cada 2 semanas, habrá que hacer 3 por semana.
    Me vas entendiendo…,¿ verdad?
    Por ese motivo añado una labor más con la definición “X mensuales” y “X cada 2 semanas” (Dónde X es el numero de labores que hay que hacer de ese tipo) a mis tareas semanales para así tenerlas en cuenta en el siguiente apartado y mantener un equilibrio de faenas a hacer.

    Reparte estas tareas a lo largo de tu tiempo.

    Ahora toca repartir estas labores a lo largo de los días. Para tener un control de qué hacer cuando tienes varias opciones;

    1. Usa una aplicación del móvil. Existen aplicaciones como clean house o chore checklist (ambas creo que solo estan en ingles), que a diario te informarán de lo que tienes que hacer y te lo harán con la repetición que tú les indiques. No necesitarás acordarte de nada. Simplemente seguirás una lista.
    2. Google calendar te cumplirá con la función de la misma forma que las anteriores aplicaciones, siempre que indiques la frecuencia. Por si no lo sabes, puedes crear distintos calendarios google en una misma cuenta. Te recomiendo que generes un calendario “de limpieza” o “rutina” en vez de meter toda tu rutina en tu calendario habitual.
    3. Entra manualmente en tu calendario o agenda las tareas. Si eres usuaria de una agenda de mano, no necesitas cambiar costumbres. Simplemente agrega tu nueva rutina en tu agenda!. Anota sobretodo las que son mensuales o trimestrales, ya que son las que más pasamos por alto por el largo periodo de tiempo entre ellas.
    4. Hazte una lista “to do” plastificada y cuélgala en algún lugar visible o de fácil acceso. Si no eres ni de aplicaciones ni de usar agenda puedes hacerte un tipo de plantilla en el que te aparezca toda la información que necesitas saber repartida en frecuencias. Plastifícalo y marca lo que has hecho y lo que no con un rotulador para pizarra blanca. Anota al lado de las semanales, cada 2 semanas, mensuales y trimestrales el periodo que comprende para no saltarte nada. Es decir, en trimestrales anota qué 3 meses comprende, mensuales en qué mes estas, cada 2 semanas si se trata de la primera quincena o de la segunda y semanal de que día a qué día. Es solo para que no se te pase por alto marcar tareas y luego te quedes sin saber si lo has cumplido dentro del periodo en el que estás o si son del periodo anterior

    Las tareas diarias y las semanales

    Creo que las tareas diarias merecen un apartado para ellas solas, ya que se distinguen, en mi caso, un poco de las demás.
    Siempre que he creado mi rutina las he incluido en la aplicación o en google calendars para llegar luego a la conclusión de que a la semana de ver la notificación diaria, la ignoraba directamente. Por ese motivo, te recomiendo que no anotes esas tareas en tus versiones digitales de rutina.
    Estas tareas deberías repartirlas a lo largo de tu día en unas rutinas propias (la rutina de mañana y la rutina de noche).
    ¿Un ejemplo? En tu rutina matutina harás las camas, vaciarás el lavavajillas,  pondrás en marcha una lavadora, abrirás las ventanas por 10 minutos y harás 15 minutos de recogida general. En tu rutina de noche tendrás que limpiar las encimeras, pondrás el lavavajillas, sacarás la basura y fregaras cocina y comedor. Más adelante procuraré hacerte una explicación más detallada de estas 2 rutinas, ya que creo que son las que más importancia tienen cuando de orden se trata en un hogar.

    En cuanto a las tareas semanales te vas a dar cuenta de que hay muchas en cada zona de tu casa. Eso puedes aprovecharlo y dedicar un dia de la semana a cada zona. Por ejemplo; los lunes me ocupo de las semanales del baño, el martes de la habitación de los niños, miércoles del lavadero…

    Cómo aplicar la rutina de limpieza

    Ahora que tienes tus tareas repartidas faltará ponerlo en práctica. No te agobies si ves que no funciona a la primera, todo necesita un rodaje, verlo en práctica, para ver los errores y corregirlos.
    Si ves que tu rutina te abruma un poco, reduce frecuencias para liberar tiempo. Si a medida que pasa el tiempo te vas dando cuenta de más cosas que integrar en tu rutina, añádelas. Si siempre te toca repetir una tarea un poco más larga en los días de menor tiempo, cámbialo. Si tienes tareas que puedes hacer en 2 partes, adáptalas. (por ejemplo limpiar el horno. Puedes anotar un día por la noche dejarlo en remojo y al día siguiente la tarea de limpiarlo. Limpiar los cristales, si te ocupa demasiado tiempo hacerlos todos en un día, haz la mitad una semana y la otra en la siguiente)

    Conclusión final

    No intentes ser perfect@ porque es dónde va a llegar el fracaso. Sólo te crearás un estrés innecesario. Tienes que ver esto de crear una rutina como una ayuda a que tu casa esté mejor y tu tengas el tiempo de dedicación más repartido para no darte cuenta de todo lo que estás haciendo en realidad.
    Y ten en cuenta que…
    Siempre es mejor hacer un poquito que no hacerlo nunca!
    Nada será al 100%, olvídate del perfeccionismo que nos vendemos unas a otras. Con que tengas un poquito mas de control, menos desorden y más tiempo para tí ya puedes estar más que satisfecha.

    Como siempre, espero que te sirva la información que te dejo aquí y que te ayude en mejorar tu día a día y te animo a que dejes sugerencias y opiniones en los comentarios!

    Saludos!

    Comparte!
  • Quizás también te interese

    No Comments

    Leave a Reply