Historia de un compostaje #2: poner solución

Como escribí en el post anterior, cometí un “grave” error haciendo compostaje. 

No añadí suficiente materia seca/marrón y creé un montón de desechos putrefactos envez de crear uno de materia de compostaje y futura tierra buena. 

Para corregir el error, pues, necesitaba remover toooodo ese montón de masa viscosa y entremezclar materia marrón que tanto le hacía falta. 

A eso me he puesto esta mañana. 

He ido a primera hora a comprar serrín. Como hoy domingo la mayoría de establecimientos están cerrados, he ido a comprar serrín de mascota en un supermercado (14l x 2€) y me he puesto ¡Manos a la obra!

Mi sorpresa ha sido llegar al final del cubo de compostaje y no encontrar esas larvas o gusanos blancos que había en verano, pero sí algo parecido a tierra aunque demasiado viscoso. 

El día que descubrí mi error dejé a medias mi trabajo de vaciar la caja de compostaje y amontonarlo “al revés”. Eso hoy me ha ido de perlas porque me ha facilitado homogeneizar la mezcla. 

No sólo he añadido serrín, también se han unido al montón papel de diario, cartón, hueveras vacías y papel marrón de relleno de paquetes.

La caja ha acabado vacía y para absorver un poco la peste de la putrefacción he tirado serrín por toda la base. La otra zona la he vuelto a cubrir con toldo negro, al menos por hoy para dejar que la parte marrón absorva esos líquidos sobrantes.

No ha sido trabajo duradero (en media hora he acabado) aunque no olía mejor que el día anterior. Pero debo reconoxer que ese rato de ‘esfuerzo físico’ es algo agradable, y tengo ganas de empezar con los preparativos del huerto de 2017.

Ahora, unas 10 horas mas tarde he ido a ver el montón y el mal olor ya no está. Supongo que esta vez sí vamos por buen camino! A por verduras de cultivo propio se ha dicho! 😁

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*