Cargando
  • Organización

    12 formas de usar el temporizador con niños

    Hay un utensilio de cocina (o en la época que estamos, del móvil) al cual nunca habría imaginado que le sacaría tanto partido como lo es el temporizador.

    Es un multitalento muy menospreciado! créeme!

    Uno realmente piensa que solo es para hacer deporte o para cocinar, PERO NO!… no te equivoques! Es un salvador de situaciones en toda regla! En esta ocasión voy a explicarte en cómo lo utilizo con mis hijos!

    ¿Qué temporizador utilizar?

    Childrens Countdown Timer – Visual Timer For Kids

    A los monstruitos de la casa, sobretodo los que todavía son pequeños, les falta la relación temporal. No saben qué es un minuto ni una hora. Utilizar algo visual para hacerles entender el concepto temporal me ahorra la pregunta de “¿cuánto queda?” además de ayudarles a ver y realizar como transcurre.

    En casa utilizamos una aplicación de temporizador visual, en la que el niño ve en colores cuanto le queda y se va destapando una imagen. Al final del tiempo se escucha el sonido del objeto en cuestión. Puedes descargar la app aquí.

    12 formas de utilizar el temporizador con niños

    Y por fín vamos  a lo interesante. Aquí tienes situaciones diarias en las que utilizamos esa ·nueva” herramienta para ayudarnos.

    1.Tiempo de “juego a solas”

    Este truco es útil sobretodo con un solo hij@. Jugar o entretenerse solos es algo que deberían aprender todos los niños, pero puede ser difícil resistirse a las constantes peticiones y/o rabietas. Se convierte en visual y limitado usando un temporizador. Empezando por periodos de tiempo más cortos y alargando el tiempo a medida que el niñ@ se va acostumbrando.

    2.Tiempo de cumplir con sus tareas.

    Por ejemplo nosotros lo utilizamos esas mañanas que todo va demasiado lento. Cuando vamos detrás de los niños para que se vistan y arreglan para el colegio, fijamos el temporizador en 10 minutos y lo dejamos a su vista para que vean el tiempo que les queda. No suele haber problemas, pero cuando no cumplen van vestidos tal cual están a ver a su abuela (donde van cada día antes del colegio) y se acabarán de vestir ahí. Les molesta mucho no estar listos y con eso acaba la batalla matutina.

    3. Tiempo de pantallas.

    Enciendo el televisor o entrego la tablet y fijo el temporizador. Es una forma de pre negociar el uso y así evitar conflictos después. El fín de pantalla no lo doy yo, lo da un temporizador.

    4. Cuenta atrás para algo emocionante.

    Cuando les cuentas a los niños que hoy irán al parque o que irán a dar un paseo, puede que estén cada 5 minutos preguntando si “¿Vamos ya?”. En mi caso eso me pone muy nerviosa y acabo de un humor de perros para la hora de salir. Si realmente no queda demasiado (me refiero a que no quedan 7 horas), por qué no poner el temporizador? En vez de preguntarme cuánto queda se lo responden ellos mismos con una mirada.

    5. Recoger de juguetes.

    Sobretodo con niños pequeños, puedo tener la casa impecable que a los 5 minutos de despertarse o aparecer estará hecha un asco de nuevo. Encuetro juguetes en todos lados (ultimamente en casa incluso en la nevera, estoy investigando quién es). Pero porqué tengo que recogerlo siempre yo? Aquí el temporizador es una gran ayuda. Lo fíjo en un tiempo realista para recoger, dejándolo a la vista y que ellos hagan el trabajo.

    Cómo tratar este truco dependerá de la forma de educar.

    • Si se considera que recoger forma parte de jugar y que es su obligación, tendrán que recogerlo todo dentro del tiempo dado y lo que no esté recogido quedará confiscado por un tiempo. La próxima vez no sacaran tantos juguetes a la hora de jugar o los irán guardando a medida que vayan jugando… si hay suerte :-). Esta es la que más suelo utilizar en casa.
    • Si simplemente se quiere que aporten algo se puede prometer una recompensa si consiguen recogerlo todo BIEN en ese tiempo (los fines de semana les solemos premiar con TV). Esto les dará un incentivo para hacer el máximo posible.
    • O se puede hacer de ello una tarea de rutina familiar en la que toda la familia recoge de forma conjunta todo lo que puede en ese tiempo. Sin premios ni consecuencias, simplemente para sentir que se ha logrado algo juntos.

    6. Compartir.

    Este truco tengo que admitir que no lo he utilizado nunca, pero me parece lógico cuando los hijos entran constantemente en conflicto para los juguetes. Mi forma de solucionarlo habitualmente es quitarles ese juguete para que la próxima vez aprendan a compartirlo sin peleas, pero si eso no funciona, el temporizador puede ser una solución. ¿Por qué no? Limita el tiempo de uso de cada uno a X minutos y cada vez que suene el temporizador hay cambio.

    7. Juego con mamá o papá.

    No nos engañemos, los padres de hoy siempre estamos ocupados y tenemos cosas que hacer. Si no puedo integrar a mis hijos en esas tareas pero sí responder cuando me piden que juegue con ellos, vuelve a ser momento temporizador. Dales a ellos y a tí Nos doy ese tiempo compartido pero con un límite para que las dos partes podamos aceptarlo. Ellos tendrán su tiempo de juego y yo después del tiempo de juego puedo volver a mis tareas! (yupiii! plega ropa!!!) Parece (sólo pareceeee) un buen trato, ¿No?

    8.Tiempo de pensar.

    Si usas la silla o el rincón de pensar de la super Nany, seguramente con esto ya estarás familiarizada. Limito el tiempo de pensar para que vea cuando puede levantarse. Esta versión a veces puede ser contraproductiva, ya que envez de pensar estará más pendiente de ver cómo pasa el tiempo, pero eso ya es otro tema.

    9. Tiempo de calma/alboroto.

    A veces los niños necesitan descargar energías, o por el contrario les faltan y necestan que alguien le de a “pausa”. Marco un tiempo para dejarles saltar, corretear, chillar en casa. Una vez finalizado el tiempo hay que volver a la normalidad. O les marco un tiempo en el que deberán hacer algo tranquilo como leer un libro o hacer un puzzle. De ese modo cuando suene la cuenta atrás, el niño seguramente ya no tendrá ganas de hacer nada nervioso.

    10. Retos.

    Un temporizador no deja de ser una herramienta para deportistas, no? Por qué no utilizarla de ese modo? Reto a mis hijos a completar ciertos juegos en un tiempo limitado; un puzzle, rompecabezas, imitar una construcción… no tiene limites. Además tiene 2 ventajas, estoy jugando con el niño a la vez que me doy “momentos” enmedio para seguir a lo mio 😉

    11. Tiempo para acabar.

    Cuántas veces hay que llamar a los niños a comer cuando están concentrados en un juego, construcción o manualidad? Siempre quieren acabarlo. Para acabar con esa batalla sirve de mucho avisarles con 15 minutos de antelación, pero para un niño pequeño es sólo una palabra. El temporizador le dice cuando tendrá que tener acabado, recogido o estar listo. Este truco reduce los enojos.

    12. Tiempo guay!

    Este último es similar al anterior… pero con el tiempo total. A hijos les encanta la bañera y jugar en el jardín, les doy su tiempo para disfrutarlo de forma visual. No quiero que mis hijos se quede demasiado tiempo en la bañera porque se enfría el agua, pero cuando se lo está pasando bien no quiere salir. Se entienden los dos lados. PERO si desde un principio ya le doy un tiempo completo con el que disfrutar, al sonar la alarma no se molesta tanto en salir.

    ¿Que te parece?

    Quizás algunos expertos discreparán con esto de usar tanto temporizador en la vida de los niños, pero en mi opinión como madre (no soy profesional) puede ayudar en muchas ocasiones. De hecho, reaccionar a una alarma también se hace en el colegio, ¿no? Acaba una clase y empieza otra, salen y entran del patio… Porqué no aprovecharlo también en casa?

    Por ahora no tengo más ideas infantiles de temporizador para tí, pero quizás a tí se te ocurra alguna más. Si es así, ya me contarás ;-)!

    Saludos!

    Comparte!
  • Quizás también te interese

    No Comments

    Leave a Reply